Alkalima

Teoría General de la Sunnah (V)

Argumento tercero

وَأَطِيعُوا الرَّسُولَ

Y obedeced al Mensajero

Otro grupo de aleyas que presentan los teóricos para la justificación de la Sunnah en el sentido que hemos explicado en la introducción del libro, son aquellas relacionadas con la obediencia y seguimiento del Mensajero. Y estas aleyas son las más numerosas en el Corán, de entre aquellas que son definidas como aleyas argumentales para la Sunnah, y por supuesto, el primer teórico en exponer estas aleyas fue Ashafi´i en su obra Arrisála29, y del mismo modo los teóricos posteriores a él ya sean de la escuela sunní o escuela shía.

Cabe indicar aquí, que algunos autores en la escuela shía rechazan que Ashafi´i fuese el primer autor en desarrollar la teoría de la validez de la Sunnah como fuente vinculante al igual que lo es el Corán, pero esta pretensión carece de cualquier fundamento académico y está demostrado y de forma escrita que la primera obra en la que se plantea y se argumenta la teoría y definición de Sunnah, tal como la conocemos hoy día y hemos explicado anteriormente, es la obra Arrisála de Asháfi´i.

Volviendo al argumento de entre este tipo de aleyas encontramos:

Azora 3 aleya 32

﴿قُلْ أَطِيعُوا اللَّـهَ وَالرَّسُولَ ۖ فَإِن تَوَلَّوْا فَإِنَّ اللَّـهَ لَا يُحِبُّ الْكَافِرِينَ﴾

Di:¡Obedeced a Dios y al Mensajero! Pero si dan la espalda, en verdad, Dios no ama a los que niegan las evidencias﴿

Los teóricos también distinguen las aleyas que dicen “Obedeced a Dios y al Mensajero” y aquellas que dicen “Obedeced a Dios y obedeced al Mensajero”. El argumento que presentan es que las aleyas que incluyen dos verbos de obediencia uno dedicado a Dios y otro dedicado al Mensajero prueban que la obediencia a Dios es obedecer al Corán y la obediencia al Mensajero prueba la obediencia de la Sunnah, y por ende las aleyas que incluyen a Dios y al Mensajero en la misma oración son la obediencia del Corán y la Sunnah.

Un ejemplo de las aleyas que incluyen dos verbos de obediencia:

Azora 5 aleya 92

﴿وَأَطِيعُوا اللَّـهَ وَأَطِيعُوا الرَّسُولَ وَاحْذَرُوا ۚ فَإِن تَوَلَّيْتُمْ فَاعْلَمُوا أَنَّمَا عَلَىٰ رَسُولِنَا الْبَلَاغُ الْمُبِينُ﴾

﴾¡Obedecer a Dios y obedeced al Mensajero y sed precavidos! Pero si dais la espalda, sabed que Nuestro Mensajero sólo es responsable de la transmisión manifiesta de la revelación﴿

Dentro del grupo de las aleyas de la obediencia se encuentran aquellas que vinculan el éxito a la obediencia, es decir, para el que desee asegurar la guía y el éxito en esta vida y la venidera su senda más segura es la obediencia y el seguimiento de Dios y su Mensajero.

Azora 4 aleya 69

﴿وَمَن يُطِعِ اللَّـهَ وَالرَّسُولَ فَأُولَـٰئِكَ مَعَ الَّذِينَ أَنْعَمَ اللَّـهُ عَلَيْهِم مِّنَ النَّبِيِّينَ وَالصِّدِّيقِينَ وَالشُّهَدَاءِ وَالصَّالِحِينَ ۚ وَحَسُنَ أُولَـٰئِكَ رَفِيقًا﴾

Y quien obedezca a Dios y al Mensajero estará con aquellos a los que Dios ha agraciado: los profetas, los veraces, los que dieron testimonio de la verdad y los justos. ¡Qué excelentes compañeros!

Esta obediencia o siguimiento al Mensajero es absoluta, es decir, no está condicionada ni relacionada con un tema o una circunstancia determinada sino que todo aquello que procede del Mensajero debe ser obedecido o seguido independientemente de qué se trate.

Por lo que, tanto teóricos como intérpretes de ambas escuelas afirman que, sobre todo, aquellas aleyas donde aparecen dos verbos de obediencia uno dedicado a Dios y otro al Mensajero prueban que la obediencia a Dios es independiente o de otra naturaleza que la obediencia al Mensajero. De ahí, llegaron a la conclusión que la obediencia de Dios es responder a los mandamientos de sus aleyas y la obediencia del Mensajero es responder a las órdenes y mandamientos del Profeta que no tienen que ver con las aleyas del Corán, y por consiguiente, es un argumento que valida el fundamento de la Sunnah como fuete vinculante junto con el Corán.

Si asumimos este hecho, es decir, que los mandatos del Mensajero son o pueden ser independientes de los mandatos de Dios reflejados en las aleyas del Corán. ¿Dónde quedaría aquello que forma parte como elemento vinculante de la Sunnah y no está incluido en sus órdenes o mandatos, es decir, dónde quedaría la parte de la Sunnah compuesta por sus acciones y aprobaciones o desaprobaciones ya que éstos no incluyen órdenes ni mandatos? Esto asumiendo que aceptemos esta interpretación.

En todas las interpretaciones y los planteamientos de los teóricos observamos que los autores al analizar las aleyas relacionadas con el Enviado no se han percatado de la gran diferencia entre los roles que el Enviado desempeña en el Corán, sobre todo la diferencia entre el papel de Profeta y el papel de Mensajero.

Muchos piensan que incluso son sinónimos y que un profeta es un mensajero y viceversa, otros al menos se han percatado que el profeta es el que advierte y amonesta y desempeña un papel social y liderazgo en su comunidad, mientras que el mensajero, además de eso, recibe una revelación, es decir, un libro sagrado para transmitirlo. Y aquellos profetas que no han recibido una revelación se dedican a recordar a la gente y a amonestarles con la revelación de un profeta anterior.

Y la prueba de ello es que el Corán utiliza ambos términos en la misma oración, es decir, dos descripciones o calificaciones distintas en la misma oración para la misma persona, porque de ser sinónimos absolutos y representaran el mismo significado, entonces estas aleyas tendrían una redundancia y este error supondría la invalidez de la propia aleya como texto de origen Divino.

Ejemplo de aleyas que utilizan profeta (Nabí) y mensajero (Rasúl) en la misma oración.

Azora 7 aleya 158

﴿فَآمِنُوا بِاللَّـهِ وَرَسُولِهِ النَّبِيِّ الْأُمِّيِّ الَّذِي يُؤْمِنُ بِاللَّـهِ وَكَلِمَاتِهِ وَاتَّبِعُوهُ لَعَلَّكُمْ تَهْتَدُونَ﴾

Así pues, creed en Dios y en Su Mensajero, el Profeta del pueblo que no tenía Escritura sagrada, que cree en Dios y en Sus palabras. Seguidle para que así seáis bien guiados﴿

Por lo tanto, el Mensajero es un Profeta, puesto que el ser profeta es un requisito para ser Mensajero, y es obvio que no son lo mismo.

Podemos entender el que una misma persona desempeñe varios papeles o roles relacionados entre sí pero diferenciados en significado. Por ejemplo, si decimos que un hombre es un médico y al mismo tiempo es un oficial del ejército, estaríamos hablando de dos roles distinto pero que están estrechamente relacionados entre sí, un hombre que ocupa la categoría de oficial en un ejército tiene un significado y un hombre que es médico tiene otro significado, pero cuando decimos este médico es un oficial del ejército se comprende fácilmente los dos papeles que desempeña y la estrecha relación entre ambos roles en este caso.

Y aquí es dónde nos encontramos con la sorpresa, puesto que todas las aleyas de la “obediencia” o seguimiento, sin excepción, llaman a la obediencia del Enviado como Mensajero y no existe ninguna aleya que llama a la obediencia del Profeta. Si no fuera un texto de origen Divino o no hubiera diferencia entre ambos roles diríamos que es una mera casualidad o coincidencia. Pero la premisa de la que partimos es que el Corán es de origen Divino y eso no acepta las coincidencias, ni el azar ni las casualidades.

El siguiente paso como ha quedado obvio es saber ¿Cuál es el papel que desempeña el Profeta en el Corán? ¿Y cuál es el papel o las funciones del Mensajero en el Corán?

Si exponemos las aleyas sobre los profetas en general observamos que son personas que se les ha inspirado exhortar, amonestar, recordar y llevar la guía a su comunidad, bien recibiendo la revelación de un Mensaje y un Libro o bien siguiendo un Mensaje o un Libro anterior. Observamos el siguiente ejemplo.

Azora 5 aleya 44

﴿إِنَّا أَنزَلْنَا التَّوْرَاةَ فِيهَا هُدًى وَنُورٌ ۚ يَحْكُمُ بِهَا النَّبِيُّونَ الَّذِينَ أَسْلَمُوا لِلَّذِينَ هَادُوا وَالرَّبَّانِيُّونَ وَالْأَحْبَارُ بِمَا اسْتُحْفِظُوا مِن كِتَابِ اللَّـهِ وَكَانُوا عَلَيْهِ شُهَدَاءَ ۚ فَلَا تَخْشَوُا النَّاسَ وَاخْشَوْنِ وَلَا تَشْتَرُوا بِآيَاتِي ثَمَنًا قَلِيلًا ۚ وَمَن لَّمْ يَحْكُم بِمَا أَنزَلَ اللَّـهُ فَأُولَـٰئِكَ هُمُ الْكَافِرُونَ﴾

En verdad, hicimos descender la Tora, en la que había guía y luz. En base a ella los profetas, que se habían entregado a Dios, administraron justicia a los seguidores del judaísmo; como hicieron las personas entregadas a Dios y los rabinos, ya que parte de la escritura de Dios había sido confiada a su custodia; y [todos] ellos dieron testimonio de su verdad. Así pues, no temáis a la gente, sino temedme a Mí; y no malvendáis Mis mensajes por un provecho insignificante: pues quienes no juzgan de acuerdo con lo que Dios ha hecho descender, esos, precisamente, son los que niegan la verdad.

Por lo tanto, observamos que los profetas, como en este caso, habían exhortado a su comunidad con la Torá y no con un nuevo Mensaje ni un nuevo Libro.

Por otro lado, también encontramos los profetas que reciben Mensajes para transmitir y cumplir con los mismos y exhortar a sus comunidades para que éstos sigan el Mensaje.

Azora 4 aleya 163

﴿إِنَّا أَوْحَيْنَا إِلَيْكَ كَمَا أَوْحَيْنَا إِلَىٰ نُوحٍ وَالنَّبِيِّينَ مِن بَعْدِهِ ۚ وَأَوْحَيْنَا إِلَىٰ إِبْرَاهِيمَ وَإِسْمَاعِيلَ وَإِسْحَاقَ وَيَعْقُوبَ وَالْأَسْبَاطِ وَعِيسَىٰ وَأَيُّوبَ وَيُونُسَ وَهَارُونَ وَسُلَيْمَانَ ۚ وَآتَيْنَا دَاوُودَ زَبُورًا﴾

﴾Ciertamente, te hemos inspirado como inspiramos a Noé y a todos los profetas después de él e inspiramos a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob y a sus descendientes, incluyendo a Jesús, Job, Jonás, Aarón y Salomón; y dimos a David los salmos.﴿

Y en otras aleyas especifica a quiénes de estos profetas les ha revelado el Libro. Por ejemplo cuando indica que reveló el Libro a Moisés.

Azora 2 aleya 53

﴿وَإِذْ آتَيْنَا مُوسَى الْكِتَابَ وَالْفُرْقَانَ لَعَلَّكُمْ تَهْتَدُونَ﴾

Y dimos a Moisés el Libro y el discernimiento para que así fuerais rectamente guiados﴿

Así que, las aleyas indican claramente que los roles de profeta y mensajero son roles diferenciados aunque estén relacionados. Se podría afirmar la relación lógica que todos los Mensajero son Profetas pero no todos los Profetas son Mensajeros y esta afirmación es algo que en la actualidad aceptan casi todas las escuelas y tendencias.

Los profetas son personas elegidas por sus virtudes y su nivel espiritual y para Dios no todos son iguales algunos alcanzaron unos niveles y otros profetas alcanzaron otros.

Pero a pesar de todo ello cometen errores y aciertos por su naturaleza humana cuando desempeñan el rol de Profetas.

Cuando Dios se dirige al Enviado para corregirle, educarle u orientarle no se dirige a él bajo el rol de Mensajero sino como Profeta. Y esto es lo que muchos teóricos e intérpretes pasaron por alto. De hecho esta realidad coránica desmiente el Argumento Primero, es decir, aquél que afirma que todo lo que dice el Profeta es inspiración y por ende es infalible.

Azora 3 aleya 161

No es propio de un profeta sentir rencor o resentimiento

﴿وَمَا كَانَ لِنَبِيٍّ أَن يَغُلَّ ۚ وَمَن يَغْلُلْ يَأْتِ بِمَا غَلَّ يَوْمَ الْقِيَامَةِ ثُمَّ تُوَفَّىٰ كُلُّ نَفْسٍ مَّا كَسَبَتْ وَهُمْ لَا يُظْلَمُونَ

No es propio de un profeta sentir rencor por otros. Quien albergue odio por otros llevará su odio el día del Levantamiento. Luego, cada uno recibirá su merecido. Y no serán tratados injustamente﴿

Azora 8 aleya 64

¡Profeta! Dios es suficiente para ti

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ حَسْبُكَ اللَّـهُ وَمَنِ اتَّبَعَكَ مِنَ الْمُؤْمِنِينَ﴾

¡Oh, Profeta! Dios es suficiente para ti y para los creyentes que te han seguido.﴿

Azora 9 aleya 113

﴿مَا كَانَ لِلنَّبِيِّ وَالَّذِينَ آمَنُوا أَن يَسْتَغْفِرُوا لِلْمُشْرِكِينَ وَلَوْ كَانُوا أُولِي قُرْبَىٰ مِن بَعْدِ مَا تَبَيَّنَ لَهُمْ أَنَّهُمْ أَصْحَابُ الْجَحِيمِ﴾

No es apropiado que el Profeta y los creyentes pidan el perdón para los asociadores, aunque sean sus parientes cercanos, después de habérseles explicado claramente que ellos son gente destinada al Infierno﴿

En esta aleya observamos que la llamada de atención por parte de Dios va dirigida por igual tanto al Profeta como a los que habían creído en él.

En la siguiente aleya observamos que Dios perdona a Muhammad y los creyentes indicando su rol de Profeta, no de Mensajero.

Azora 9 aleya 119

﴿لَّقَد تَّابَ اللَّـهُ عَلَى النَّبِيِّ وَالْمُهَاجِرِينَ وَالْأَنصَارِ الَّذِينَ اتَّبَعُوهُ فِي سَاعَةِ الْعُسْرَةِ مِن بَعْدِ مَا كَادَ يَزِيغُ قُلُوبُ فَرِيقٍ مِّنْهُمْ ثُمَّ تَابَ عَلَيْهِمْ ۚ إِنَّهُ بِهِمْ رَءُوفٌ رَّحِيمٌ

Dios perdonó al Profeta, a los creyentes que habían emigrado y a quienes los auxiliaron, cuando le siguieron en los momentos difíciles y aceptó el arrepentimiento de aquellos cuyos corazones estuvieron a punto de desviarse. Él es Compasivo y Misericordioso con Sus siervos.

Dios increpa al Profeta por haber prohibido aquello que Dios permitió e hizo lícito.

Azora 66 aleya 1

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ لِمَ تُحَرِّمُ مَا أَحَلَّ اللَّـهُ لَكَ ۖ تَبْتَغِي مَرْضَاتَ أَزْوَاجِكَ ۚ وَاللَّـهُ غَفُورٌ رَّحِيمٌ

﴾¡Oh, Profeta! ¿Por qué prohíbes lo que Dios ha hecho lícito para ti, buscando la satisfacción de tus esposas? Y Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes﴿

Dios ordena a Muhammad que tenga conciencia y tema a Dios y que no se rinda a las exigencias de los negadores y los hipócritas ni haga caso a sus directrices y que tiene el deber de seguir lo que le es revelado. En este mandamiento, también se dirige a él con su rol de Profeta y no de Mensajero.

Azora 33 aleyas 1-3

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ اتَّقِ اللَّـهَ وَلَا تُطِعِ الْكَافِرِينَ وَالْمُنَافِقِينَ ۗ إِنَّ اللَّـهَ كَانَ عَلِيمًا حَكِيمًا ﴿١﴾ وَاتَّبِعْ مَا يُوحَىٰ إِلَيْكَ مِن رَّبِّكَ ۚ إِنَّ اللَّـهَ كَانَ بِمَا تَعْمَلُونَ خَبِيرًا ﴿٢﴾ وَتَوَكَّلْ عَلَى اللَّـهِ ۚ وَكَفَىٰ بِاللَّـهِ وَكِيلًا﴾

﴾¡Oh, profeta! Mantente consciente de Dios y no obedezcas a los que niegan la verdad ni a los hipócritas. En verdad, Dios todo lo sabe, es sabio. (1) Y sigue lo que te fue revelado procedente de tu Señor. En verdad, Dios está bien informado de lo que hacéis. (2) Y confía en Dios. Dios es suficiente para proteger﴿

Del mismo modo cuando Dios quiere tratar asunto relacionado con la persona de Muhammad y su rol social o familiar, se dirige a él como el Profeta y no como el Mensajero.

Azora 33 aleya 28

﴿يَا أَيُّهَا النَّبِيُّ قُل لِّأَزْوَاجِكَ إِن كُنتُنَّ تُرِدْنَ الْحَيَاةَ الدُّنْيَا وَزِينَتَهَا فَتَعَالَيْنَ أُمَتِّعْكُنَّ وَأُسَرِّحْكُنَّ سَرَاحًا جَمِيلًا﴾

¡Oh Profeta! Di a tus esposas: “Si deseáis [sólo] esta vida y sus atractivos, pues, hacédmelo saber, que os complaceré y os dejaré ir con delicadeza﴿

Azora 33 aleya 53

﴿يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آمَنُوا لَا تَدْخُلُوا بُيُوتَ النَّبِيِّ إِلَّا أَن يُؤْذَنَ لَكُمْ…﴾

¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! No entréis en las casas del Profeta a menos que os de permiso﴿

 

Por lo tanto, Dios se dirige a Muhammad con el título de Profeta cuando es algo relacionado con su liderazgo político, asuntos familiares, interacción con su comunidad en los asuntos mundanos, recibir una amonestación u orientación de parte de Dios, y en todas estas circunstancias nunca Dios usa su título de Mensajero sino siempre Profeta. Así que, el Profeta es el hombre elegido entre su comunidad para exhortarles y para que, en su caso, se convierta en Mensajero.

Una vez terminada la explicación de la función del Profeta, ahora necesitaríamos saber cuáles son las funciones del Mensajero de acuerdo al Corán.

A diferencia de lo que afirman los teóricos, en el Corán no encontramos que la función del Mensajero sea legislar en lo sagrado, explicar, interpretar o detallar, sino únicamente transmitir o divulgar lo que le ha sido revelado en el Corán.

Pero antes de exponer las aleyas relacionadas con este hecho, observamos que la palabra Rasúl o Mensajero es atribuida a aquél que transmite un mensaje y no tiene ninguna voluntad sobre el contenido de dicho mensaje, es decir, no puede ni añadir ni quitar de su parte.

Mensajero hace referencia en la mayoría de los casos al propio Profeta, es decir, cuando Muhammad transmite las aleyas del Corán adopta el rol de Mensajero. Y es lo que observamos en la siguiente aleya cuando Dios define a Muhammad como Mensajero.

﴿مَّا كَانَ مُحَمَّدٌ أَبَا أَحَدٍ مِّن رِّجَالِكُمْ وَلَـٰكِن رَّسُولَ اللَّـهِ وَخَاتَمَ النَّبِيِّينَ ۗ وَكَانَ اللَّـهُ بِكُلِّ شَيْءٍ عَلِيمًا﴾

Muhámmad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino el Mensajero de Dios y el Sello de todos los Profetas. Y Dios tiene en verdad pleno conocimiento de todo.﴿

En esta aleya queda claro que existen tres dimensiones distintas en una misma persona; el hombre Muhammad, el hombre elegido Profeta y el hombre con la misión de divulgar como Mensajero, y es obvio que no son sinónimos aunque se esté hablando de la misma persona, porque de significar lo mismo no aparecerían los tres en la misma oración.

En otras ocasiones Rasúl, es decir, Mensajero, hace referencia a Gabriel, que tampoco tiene más voluntad sobre el Mensaje que el hecho de transmitirlo, como en la siguiente aleya.

Azora 81 aleyas 19-21

﴿إِنَّهُ لَقَوْلُ رَسُولٍ كَرِيمٍ ﴿١٩﴾ ذِي قُوَّةٍ عِندَ ذِي الْعَرْشِ مَكِينٍ ﴿٢٠﴾ مُّطَاعٍ ثَمَّ أَمِينٍ﴾

¡Ciertamente, es la palabra [inspirada] de un noble Mensajero, (19) dotado de tal fuerza, de alto rango ante Aquel entronizado en omnipotencia (20) [la palabra] de alguien que ha de ser obedecido y es digno de confianza!

A veces, hace referencia a los ángeles en general como la aleya siguiente:

Azora 40 aleya 80

﴿أَمْ يَحْسَبُونَ أَنَّا لَا نَسْمَعُ سِرَّهُمْ وَنَجْوَاهُم ۚ بَلَىٰ وَرُسُلُنَا لَدَيْهِمْ يَكْتُبُونَ﴾

¿﴾O, acaso, piensan que no oímos sus pensamientos ocultos y sus conciliábulos secretos? Ciertamente que sí; y Nuestros Mensajeros están con ellos, tomando nota de todo﴿

Otras veces hace referencia a los ángeles de la muerte en particular como en la aleya siguiente:

 Azora 7 aleya 37

فَمَنْ أَظْلَمُ مِمَّنِ افْتَرَىٰ عَلَى اللَّـهِ كَذِبًا أَوْ كَذَّبَ بِآيَاتِهِ ۚ أُولَـٰئِكَ يَنَالُهُمْ نَصِيبُهُم مِّنَ الْكِتَابِ ۖ حَتَّىٰ إِذَا جَاءَتْهُمْ رُسُلُنَا يَتَوَفَّوْنَهُمْ قَالُوا أَيْنَ مَا كُنتُمْ تَدْعُونَ مِن دُونِ اللَّـهِ ۖ قَالُوا ضَلُّوا عَنَّا وَشَهِدُوا عَلَىٰ أَنفُسِهِمْ أَنَّهُمْ كَانُوا كَافِرِينَ

¿Y quién puede ser más perverso que quienes atribuyen a Dios sus propias mentiras o desmienten Sus mensajes? Esos tendrán [en vida] lo que se les haya adjudicado en el decreto, hasta que les lleguen Nuestros Mensajeros y les hagan fallecer, [y] dirán: “¿Dónde están ahora esos seres a quienes solíais invocar en vez de Dios?” Y responderán: “¡Nos han abandonado!” y darán testimonio contra sí mismos de que, ciertamente, rechazaron la verdad.

En otras aleyas es simplemente cualquier persona que lleva un mensaje de un individuo a otro. Y este es el caso de la aleya siguiente:

Azora 12 aleya 50

﴿وَقَالَ الْمَلِكُ ائْتُونِي بِهِ ۖ فَلَمَّا جَاءَهُ الرَّسُولُ قَالَ ارْجِعْ إِلَىٰ رَبِّكَ فَاسْأَلْهُ مَا بَالُ النِّسْوَةِ اللَّاتِي قَطَّعْنَ أَيْدِيَهُنَّ ۚ إِنَّ رَبِّي بِكَيْدِهِنَّ عَلِيمٌ﴾

El rey dijo: «¡Traedlo a mí!» Y cuando llegó el mensajero, él dijo: «Regresa a tu señor y pregúntale sobre las mujeres que se cortaron las manos. En verdad, mi Señor conoce bien lo que ellas planearon.»﴿

Y quizás el caso más llamativo es el de aquellas aleyas donde se funden el concepto de mensajero y mensaje en el mismo término, es decir, tanto el Mensajero como el Corán se les llama simultáneamente “Mensajero”. O bien, se podría entender aquí que sólo hace referencia al Corán y esto es debido a la configuración sintáctica de la siguiente aleya:

Azora 48 aleya 9

﴿لِّتُؤْمِنُوا بِاللَّـهِ وَرَسُولِهِ وَتُعَزِّرُوهُ وَتُوَقِّرُوهُ وَتُسَبِّحُوهُ بُكْرَةً وَأَصِيلًا﴾

Para que tengáis certeza en Dios y en Su Mensajero, y Le honréis, reverenciéis y os entregáis de día y de noche.

Esta unión entre Dios y Su Mensajero hace que sean de la misma esencia, porque luego, no dice que les honréis a ambos ni reverenciéis a ambos, sino simplemente a Él sin repetir de nuevo el sujeto lo que indica que el Mensajero son las propias palabras de Dios, lo que hace que sean el mismo sujeto, es decir, Dios y Sus palabras en el Corán.

Quizás en la siguiente aleya se ve aún mucho más claro:

Azora 9 aleya 62:

﴿يَحْلِفُونَ بِاللَّـهِ لَكُمْ لِيُرْضُوكُمْ وَاللَّـهُ وَرَسُولُهُ أَحَقُّ أَن يُرْضُوهُ إِن كَانُوا مُؤْمِنِينَ﴾

Os juran por Dios para satisfaceros, pero Dios y Su Mensajero tienen más derecho a que ellos les satisfagan, si es que son creyentes.

Aquí necesitamos indicar un error del traductor, porque se basó en la interpretación de la aleya no en el texto del Corán.

“pero Dios y Su Mensajero tienen más derecho a que Le satisfagan, si es que son creyentes”. Observamos cómo el traductor pone “Les” satisfagan en plural y en verdad la aleya pone “Le” en singular (يُرْضُوهُ). Obviamente al traductor no le habrá encajado que esté escrito en singular ya que dice “Dios y su Mensajero”, y esto no es ningún error, es porque aquí “Mensajero” es el vehículo de la inspiración de “Dios”, es decir, Sus palabras, y esto es correcto, cuando algo esté vinculado al sujeto crean el mismo sujeto y es correcto sintácticamente referirse a ambos como si fueran la misma cosa, es decir, en singular.

Independientemente de las posibles interpretaciones de estas aleyas, en lo que nos vamos a centrar es en las aleyas que hacen referencia al Mensajero Muhammad, es decir, el rol de Mensajero que desempeña Muhammad y cuáles son las funciones de éste.

La función exclusiva de Muhammad en el rol de Mensajero, es únicamente transmitir y divulgar el Mensaje que le es revelado en el Corán. Observamos como el propio Corán afirma este hecho una y otra vez en varias aleyas. Veamos algunas de estas aleyas:

Azora 5 aleya 99

﴿مَّا عَلَى الرَّسُولِ إِلَّا الْبَلَاغُ ۗ وَاللَّـهُ يَعْلَمُ مَا تُبْدُونَ وَمَا تَكْتُمُونَ﴾

El Mensajero sólo tiene la responsabilidad de transmitir la Revelación. Y Dios conoce lo que mostráis y lo que ocultáis﴿

Su única responsabilidad es transmitir la Revelación, no le corresponde legislar en lo sagrado, ni interpretar, ni detallar, tan sólo transmitir y divulgar.

Azora 3 aleya 20

﴿فَإِنْ حَاجُّوكَ فَقُلْ أَسْلَمْتُ وَجْهِيَ لِلَّـهِ وَمَنِ اتَّبَعَنِ ۗ وَقُل لِّلَّذِينَ أُوتُوا الْكِتَابَ وَالْأُمِّيِّينَ أَأَسْلَمْتُمْ ۚ فَإِنْ أَسْلَمُوا فَقَدِ اهْتَدَوا ۖ وَّإِن تَوَلَّوْا فَإِنَّمَا عَلَيْكَ الْبَلَاغُ ۗ وَاللَّـهُ بَصِيرٌ بِالْعِبَادِ﴾

﴾Así pues, si te discuten di: «Me he entregado a Dios y también los que me siguen.» Y di a quienes les fue dado el Libro y también a los que no poseen Escritura sagrada: «¿Os entregáis?» Si se entregan, ciertamente, serán guiados. Pero si dan la espalda, en verdad, tu responsabilidad es únicamente transmitirles. Y Dios observa a Sus siervos﴿

Azora 42 aleya 48

﴿فَإِنْ أَعْرَضُوا فَمَا أَرْسَلْنَاكَ عَلَيْهِمْ حَفِيظًا ۖ إِنْ عَلَيْكَ إِلَّا الْبَلَاغُ ۗ وَإِنَّا إِذَا أَذَقْنَا الْإِنسَانَ مِنَّا رَحْمَةً فَرِحَ بِهَا ۖ وَإِن تُصِبْهُمْ سَيِّئَةٌ بِمَا قَدَّمَتْ أَيْدِيهِمْ فَإِنَّ الْإِنسَانَ كَفُورٌ﴾

Y si dan la espalda, no te hemos enviado para que seas su tutor. Tu obligación es solamente transmitir el Mensaje. Y, en verdad, cuando hacemos que el ser humano pruebe una misericordia que viene de parte Nuestra, se regocija de su suerte y si le aqueja un mal por lo que ha cometido, entonces se muestra desagradecido﴿

Una de las cosas que el Corán deja bien claras, es que el Mensajero, sólo sigue lo que se le revela en el Corán y no sigue otra inspiración que no sea el Corán. Y cuando dice “sólo” significa que Dios no le concedió otra función o responsabilidad al Mensajero que no sea la divulgación y la transmisión de lo que le fue revelado en el Corán palabra a palabra. Por lo tanto, seguir al Mensajero es seguir el Corán, y aunque el Profeta haya muerto, las palabras transmitidas por el Mensajero siguen estando entre nosotros porque son las palabras inspiradas por Dios y Dios es El viviente que nunca muere.

Azora 10 aleyas 15-16

﴿وَإِذَا تُتْلَىٰ عَلَيْهِمْ آيَاتُنَا بَيِّنَاتٍ ۙ قَالَ الَّذِينَ لَا يَرْجُونَ لِقَاءَنَا ائْتِ بِقُرْآنٍ غَيْرِ هَـٰذَا أَوْ بَدِّلْهُ ۚ قُلْ مَا يَكُونُ لِي أَنْ أُبَدِّلَهُ مِن تِلْقَاءِ نَفْسِي ۖ إِنْ أَتَّبِعُ إِلَّا مَا يُوحَىٰ إِلَيَّ ۖ إِنِّي أَخَافُ إِنْ عَصَيْتُ رَبِّي عَذَابَ يَوْمٍ عَظِيمٍ ﴿١٥﴾ قُل لَّوْ شَاءَ اللَّـهُ مَا تَلَوْتُهُ عَلَيْكُمْ وَلَا أَدْرَاكُم بِهِ ۖ فَقَدْ لَبِثْتُ فِيكُمْ عُمُرًا مِّن قَبْلِهِ ۚ أَفَلَا تَعْقِلُونَ﴾

Cuando se les recitan nuestras aleyas, quienes no esperan comparecer ante Nosotros dicen: “Tráenos otro Corán distinto o modifícalo”. Diles: “No me es permitido modificarlo, sólo sigo lo que me ha sido revelado. Temo que si desobedezco a mi Señor me azote el castigo de un día terrible”. (15) Di: “Si Dios no hubiera querido, yo no les habría recitado [el Corán] y no lo hubieran conocido jamás. Viví toda mi vida entre ustedes antes de la revelación. ¿Acaso no van a reflexionar?”

En esta aleya el Corán recoge el constante intento por parte de los asociadores e hipócritas para que el Mensajero les ofrezca una alternativa al Corán, de hecho le presionaron e intentaron manipularle para que juzgue con otra cosa que no sea el Corán, y que fuera de su propia iniciativa. En otras aleyas Dios recoge cómo salva al Profeta de la manipulación, y si no fuera por la inspiración, habría sido manipulado por los asociadores.

Azora 17 aleyas 73-74

﴿وَإِن كَادُوا لَيَفْتِنُونَكَ عَنِ الَّذِي أَوْحَيْنَا إِلَيْكَ لِتَفْتَرِيَ عَلَيْنَا غَيْرَهُ ۖ وَإِذًا لَّاتَّخَذُوكَ خَلِيلًا ﴿٧٣﴾ وَلَوْلَا أَن ثَبَّتْنَاكَ لَقَدْ كِدتَّ تَرْكَنُ إِلَيْهِمْ شَيْئًا قَلِيلًا﴾

Cerca estuvieron de apartarte de lo que te hemos revelado para que inventases sobre Nosotros algo diferente. Entonces te habrían tomado como amigo. (73) Si no te hubiésemos fortalecido habrías podido inclinarte algo hacia ellos﴿

Esa ha sido siempre la tentativa de los asociadores y los hipócritas para que el Profeta les legisle en los asuntos del Diin algo distinto a lo que propone el Corán. Y con la ayuda de Dios el Profeta pudo superar dicha tentativa y confirmar que sólo sigue aquello que se le revela del Corán y no puede atribuir al Diin algo de su propia cosecha que no esté en el Corán. Porque de haber atribuido a Dios algo distinto a lo revelado en el Corán, Dios le advierte sobre un castigo en este mundo y en el venidero.

Azora 69 aleyas 40-46

﴿إِنَّهُ لَقَوْلُ رَسُولٍ كَرِيمٍ ﴿٤٠﴾ وَمَا هُوَ بِقَوْلِ شَاعِرٍ ۚ قَلِيلًا مَّا تُؤْمِنُونَ ﴿٤١﴾ وَلَا بِقَوْلِ كَاهِنٍ ۚ قَلِيلًا مَّا تَذَكَّرُونَ ﴿٤٢﴾ تَنزِيلٌ مِّن رَّبِّ الْعَالَمِينَ ﴿٤٣﴾ وَلَوْ تَقَوَّلَ عَلَيْنَا بَعْضَ الْأَقَاوِيلِ ﴿٤٤﴾ لَأَخَذْنَا مِنْهُ بِالْيَمِينِ ﴿٤٥﴾ ثُمَّ لَقَطَعْنَا مِنْهُ الْوَتِينَ ﴿٤٦﴾ فَمَا مِنكُم مِّنْ أَحَدٍ عَنْهُ حَاجِزِينَ﴾

Ciertamente, este [Corán] es en verdad la palabra [inspirada] de un noble Mensajero, (40) y no la palabra de un poeta ¡qué poco creéis!; (41) ni la palabra de un adivino -¡qué poco recapacitáis!: (42) es una revelación del Sustentador de todos los mundos. (43) Si él hubiese presentado su palabra como palabra Mía (44) habríamos tomado de él Nuestro derecho, (45) luego le habríamos cortado en verdad su vena yugular, (46) y ninguno de vosotros podría haberle salvado﴿

En otras aleyas deja claro que el Mensajero en lo concerniente a los asuntos del Diin y lo sagrado sólo puede legislar y exhortar o amonestar con lo que Dios le revela en el Corán.

Azora 42 aleyas 7 y 10

﴿وَكَذَٰلِكَ أَوْحَيْنَا إِلَيْكَ قُرْآنًا عَرَبِيًّا لِّتُنذِرَ أُمَّ الْقُرَىٰ وَمَنْ حَوْلَهَا وَتُنذِرَ يَوْمَ الْجَمْعِ لَا رَيْبَ فِيهِ ۚ فَرِيقٌ فِي الْجَنَّةِ وَفَرِيقٌ فِي السَّعِيرِ﴾

Y, así mismo, te hemos revelado un Corán elocuente para que amonestes a la madre de las aldeas y a quienes están alrededor de ella y amonestes sobre el Día de la Reunión, sobre el que no hay duda. Un grupo estará en el Jardín y otro grupo estará en el Fuego llameante﴿

﴿وَمَا اخْتَلَفْتُمْ فِيهِ مِن شَيْءٍ فَحُكْمُهُ إِلَى اللَّـهِ ۚ ذَٰلِكُمُ اللَّـهُ رَبِّي عَلَيْهِ تَوَكَّلْتُ وَإِلَيْهِ أُنِيبُ﴾

En aquello en que disputen, su juicio debe remitirse a Dios. Dios es mi Señor, a Él me encomiendo y a Él me vuelvo arrepentido﴿

Por lo que, remitírselo al Mensajero, es remitirlo al Mensaje (El Corán) y remitirlo al Mensaje es remitirlo a Dios y esta relación es algo más que evidente y consecuente con el resto de aleyas que indican el mismo principio. Esta fusión o relación es evidenciada en muchísimas aleyas, veamos la siguiente como ejemplo:

Azora 24 aleya 51

﴿إِنَّمَا كَانَ قَوْلَ الْمُؤْمِنِينَ إِذَا دُعُوا إِلَى اللَّـهِ وَرَسُولِهِ لِيَحْكُمَ بَيْنَهُمْ أَن يَقُولُوا سَمِعْنَا وَأَطَعْنَا ۚ وَأُولَـٰئِكَ هُمُ الْمُفْلِحُونَ﴾

En verdad, la respuesta de los creyentes cuando son llamados a Dios y a Su Mensajero para que juzgue (Dios) entre ellos es decir: «¡Oímos y cumplimos!» y ellos son quienes obtienen éxito﴿

Observamos que la aleya habla de los creyentes que son llamados a que Dios y el Mensajero “Juzgue” en singular y no “juzguen” en plural, y aunque sean dos los mencionados en la aleya, es decir, Dios y Su Mensajero, el que Juzga es sólo uno, Dios, mediante las palabras que transmite su Mensajero, ya que sólo podemos acceder a las palabras de Dios mediante su Mensajero. Supongo que la idea ha quedado clara en este aspecto, es decir, la relación entre Dios, el Corán y el Mensajero y no creo necesario seguir argumentando con más aleyas en este sentido.

El Profeta sigue el Corán.

El Profeta se le ordena seguir lo que se le revela en el Corán. Y esto es algo que se manifiesta en numerosas ocasiones en las aleyas de la Revelación.

Azora 6 aleyas 106-107

﴿اتَّبِعْ مَا أُوحِيَ إِلَيْكَ مِن رَّبِّكَ ۖ لَا إِلَـٰهَ إِلَّا هُوَ ۖ وَأَعْرِضْ عَنِ الْمُشْرِكِينَ ﴿١٠٦﴾ وَلَوْ شَاءَ اللَّـهُ مَا أَشْرَكُوا ۗ وَمَا جَعَلْنَاكَ عَلَيْهِمْ حَفِيظًا ۖ وَمَا أَنتَ عَلَيْهِم بِوَكِيلٍ﴾

﴾¡Sigue lo que te fue revelado procedente de tu Señor! No hay más dios que Él. Y apártate de los asociadores. (106) Si Dios quisiera no adorarían a otros dioses, pero no te pusimos como responsable de sus actos, ni eres tú su tutor.﴿

Azora 10 aleya 109

﴿وَاتَّبِعْ مَا يُوحَىٰ إِلَيْكَ وَاصْبِرْ حَتَّىٰ يَحْكُمَ اللَّـهُ ۚ وَهُوَ خَيْرُ الْحَاكِمِينَ﴾

﴾¡Sigue lo que te ha sido revelado y se paciente hasta que Dios juzgue! ¡Y Él es el mejor de los jueces!﴿

Por lo tanto, el Mensajero sólo expresa y transmite lo que Dios le revela en el Corán. Eso significa que sus palabras son pronunciadas y articuladas por él pero su contenido procede de Dios. Así que, nadie puede manipular o engañar al Mensajero porque el Mensajero es el vehículo de las palabras de Dios y engañarle es engañar a Dios, en cambio el Profeta sí puede ser engañado y puede errar y sentir debilidad como ser humano que es. Pues los intérpretes y los más eruditos conocen muy bien la historia en la que el Profeta fue engañado cuando hacía de juez en el caso del robo de un escudo. Y este engaño lo corroboró el Corán al recogerlo en varias aleyas. Esta historia se recoge en la obra que describe las circunstancias o contexto en el que fue revelada las aleyas de la 105 a la 113 de la Azora 4.

Se trata de uno de los compañeros del Profeta perteneciente a los Ansar llamado Ta´mah Ibn Ubairaq, según se recoge en la obra Asbáab An-nuzúl del Imam Al-wáhidi30, que robó un escudo a otro compañero del Profeta llamado Qutada Ibn An-un´mán, el cual era vecino de su ladrón. La familia del ladrón se dio cuenta que el rastro podría llevar a los que buscaban el escudo a su casa, así que colocó el escudo en casa de otro vecino que era judío. La familia confabuló en una noche contra el judío para acusarle de que fue él quien robó el escudo, pero el judío era inocente. La familia trajo sus testigos y el judío los suyos, los compañeros que afirmaban ser musulmanes acusaron al judío de ladrón y el judío intentó defenderse de la acusación. Y el Profeta al ver tantos testigos en favor del musulmán se inclinó hacia la familia del compañero musulmán, y así el ladrón pasó a ser inocente y el inocente pasó a ser ladrón, y esta es una constante que se repite a lo largo de toda la historia y Dios quiso que este suceso quedara registrado en el Corán como paradigma de la confabulación de aquellos que tienen más influencia cuando cometen injusticias o delitos pero también como prueba de la dimensión humana del Profeta que desconoce lo que está oculto y lo que guardan las intenciones y corazones de las personas y por ende puede ser víctima de un engaño, todo lo contrario de lo que le atribuyen en relación al conocimiento de lo oculto, pero esto es otro debate. En este caso la aleya la exponemos como argumento de la dimensión humana del Profeta que si diferencia de la dimensión vehicular del Mensajero.

Azora 4 aleyas 105-113

﴿إِنَّا أَنزَلْنَا إِلَيْكَ الْكِتَابَ بِالْحَقِّ لِتَحْكُمَ بَيْنَ النَّاسِ بِمَا أَرَاكَ اللَّـهُ ۚ وَلَا تَكُن لِّلْخَائِنِينَ خَصِيمًا ﴿١٠٥﴾وَاسْتَغْفِرِ اللَّـهَ ۖ إِنَّ اللَّـهَ كَانَ غَفُورًا رَّحِيمًا ﴿١٠٦﴾ وَلَا تُجَادِلْ عَنِ الَّذِينَ يَخْتَانُونَ أَنفُسَهُمْ ۚ إِنَّ اللَّـهَ لَا يُحِبُّ مَن كَانَ خَوَّانًا أَثِيمًا ﴿١٠٧﴾ يَسْتَخْفُونَ مِنَ النَّاسِ وَلَا يَسْتَخْفُونَ مِنَ اللَّـهِ وَهُوَ مَعَهُمْ إِذْ يُبَيِّتُونَ مَا لَا يَرْضَىٰ مِنَ الْقَوْلِ ۚ وَكَانَ اللَّـهُ بِمَا يَعْمَلُونَ مُحِيطًا ﴿١٠٨﴾ هَا أَنتُمْ هَـٰؤُلَاءِ جَادَلْتُمْ عَنْهُمْ فِي الْحَيَاةِ الدُّنْيَا فَمَن يُجَادِلُ اللَّـهَ عَنْهُمْ يَوْمَ الْقِيَامَةِ أَم مَّن يَكُونُ عَلَيْهِمْ وَكِيلًا ﴿١٠٩﴾ وَمَن يَعْمَلْ سُوءًا أَوْ يَظْلِمْ نَفْسَهُ ثُمَّ يَسْتَغْفِرِ اللَّـهَ يَجِدِ اللَّـهَ غَفُورًا رَّحِيمًا ﴿١١٠﴾ وَمَن يَكْسِبْ إِثْمًا فَإِنَّمَا يَكْسِبُهُ عَلَىٰ نَفْسِهِ ۚ وَكَانَ اللَّـهُ عَلِيمًا حَكِيمًا ﴿١١١﴾ وَمَن يَكْسِبْ خَطِيئَةً أَوْ إِثْمًا ثُمَّ يَرْمِ بِهِ بَرِيئًا فَقَدِ احْتَمَلَ بُهْتَانًا وَإِثْمًا مُّبِينًا ﴿١١٢﴾ وَلَوْلَا فَضْلُ اللَّـهِ عَلَيْكَ وَرَحْمَتُهُ لَهَمَّت طَّائِفَةٌ مِّنْهُمْ أَن يُضِلُّوكَ وَمَا يُضِلُّونَ إِلَّا أَنفُسَهُمْ ۖ وَمَا يَضُرُّونَكَ مِن شَيْءٍ ۚ وَأَنزَلَ اللَّـهُ عَلَيْكَ الْكِتَابَ وَالْحِكْمَةَ وَعَلَّمَكَ مَا لَمْ تَكُن تَعْلَمُ ۚ وَكَانَ فَضْلُ اللَّـهِ عَلَيْكَ عَظِيمًا﴾

En verdad, hicimos descender para ti el Libro con la Verdad, para que juzgues entre la gente mediante lo que Dios te ha hecho ver. Y no seas defensor de los traidores. (105) sino pide perdón a Dios: ciertamente, Dios es en verdad indulgente, dispensador de gracia. (106) Ni tampoco defiendas a los que se traicionan a sí mismos: ciertamente, Dios no ama a quienes traicionan su responsabilidad y persisten en la maldad. (107) Quieren esconder sus actos de la gente; pero no pueden esconderlos de Dios, porque Él está con ellos cuando conciben en la noche toda clase de confabulaciones que Él no aprueba. Y en verdad Dios abarca [con Su conocimiento] todo lo que hacen. (108) ¿Queréis vosotros abogar en su favor en esta vida? ¿Y quién abogará en su favor ante Dios en el Día de la Resurrección, o quien será su defensor? (109) Sin embargo, quien obre mal o sea injusto consigo mismo y luego pida perdón a Dios, hallará que Dios es indulgente, dispensador de gracia: (110) pues quien comete una falta, la comete sólo en detrimento propio; y Dios es ciertamente omnisciente, sabio. (111) Pero quien comete una falta o un delito y acusa de ello a un inocente, carga con una calumnia y [además otro] delito manifiesto. (112) Si no fuera por el favor de Dios para contigo y por Su misericordia, algunos de esos [que se traicionan a sí mismos] ciertamente intentarían extraviarte; sin embargo, sólo se extravían a sí mismos. Y tampoco podrán hacerte ningún daño, ya que Dios ha hecho descender sobre ti el Libro y [te ha dado] la sabiduría, y te ha enseñado lo que no habrías podido saber. Y el favor de Dios para contigo es ciertamente inmenso.﴿

En conclusión, las aleyas del Corán describen de forma muy precisa y concisa la diferencia entre el rol de Profeta y el rol de Mensajero, quedando evidente que todas aquellas aleyas que llaman a seguir al Mensajero están llamando a seguir el Corán, puesto que el Mensajero es el elemento vehicular escogido por Dios, y este seguimiento incluye en primera instancia al propio Profeta. De ahí que en otra aleya afirma diciendo que quien sigue al Mensajero está siguiendo a Dios.

Azora 4 aleya 80

﴿مَّن يُطِعِ الرَّسُولَ فَقَدْ أَطَاعَ اللَّـهَ ۖ وَمَن تَوَلَّىٰ فَمَا أَرْسَلْنَاكَ عَلَيْهِمْ حَفِيظًا﴾

Quien obedece al Mensajero, habrá obedecido a Dios; y en cuanto a los que se apartan, no te hemos enviado para que seas su guardián﴿

Y para finalizar en lo relacionado con el Argumento tercero, cuando Asháf´i y los demás teóricos posteriores a él, tanto en la escuela sunní como la shía, han usado todas las aleyas relacionadas con la obediencia del Mensajero como argumento supuestamente sólido que validaría la teoría de la Sunnah, lo han hecho basándose en la premisa de que el rol del Profeta y el Mensajero era el mismo y que no había diferencia entre las funciones de uno y de otro, y esto es debido a que la mentalidad de los autores está regida por la cultura del relato, es decir, la cultura oral, y Ashafi´i destacaba por ser un gran poeta que memorizaba muchísimos poemas y versos pero no tanto por ser un gran lingüista o lexicógrafo, de hecho en muchas de sus obras recurre a los versos de poemas para definir el significado de los términos y no recurre a la raíz de la palabra o el uso que hace el Corán de la misma en las diferentes aleyas, y entre sus posturas léxicas está el aceptar la validez de los sinónimos absolutos, es decir, que palabras como “ab” y “Wálid” para Ashafi´i ambas significan padre y no hay distinción entre ellas, mientras que el Corán utiliza “Ab” para referirse al padre o tutor que educa mientras que “wálid” es el padre que engendra y que no tienen por qué coincidir en la misma persona. Esta visión léxica es la que permitió que muchos teóricos no se pararan a analizar cuál es la diferencia entre el papel de Muhammad como Profeta y su papel como Mensajero.

El resto de argumento analizado y demás cuestiones de este ensayo sobre La Teoría General de la Sunnah continúa en el libro que se publicará con el mismo título muy pronto.


Referencias:

28) Arrisála – Imam Asháfi ´i – Editorial  Dar Al-kutub Al-ilmia – Página 110 –
 29) Arrisála – Imam Asháfi ´i – Editorial  Dar Al-kutub Al-ilmia – Página 112 –
30) Asbáb An-nuzúl, Imam Alwahidi, pág 100

Relacionados

A?Isaac o Ismael?

Abdennur Prado

A mis hermanos

Alkalima

Islamismo en la Casa del Libro y el Corte Inglés

Aurora Ali
Cargando....

Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Asumimos que está de acuerdo con esto, pero puede optar salir si lo desea. Aceptar Leer más